II Laboratorio de Comunicación Científica

La ciencia y la comunicación de la ciencia van juntas. Este hecho resonó en el segundo Laboratorio de Comunicación Científica que realizamos durante todo el mes de mayo de 2019 en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Montevideo. 

Fue un concepto central, entre otros que recalcaron Pablo González y Ezequiel Calvi de El Gato y la Caja de Argentina, 2 expertos en comunicación pública de la ciencia invitados como talleristas.
Con sus exposiciones demostraron en forma brillante cómo el desarrollo de la ciencia y de su comunicación en sentido amplio, son claves para construir una sociedad más crítica, justa, y centrada en la participación ciudadana. 

Ezequiel Calvi y Pablo González, del colectivo El Gato y la Caja

Otra idea que hizo eco en los participantes es que tanto la ciencia como la comunicación pública de la ciencia son actos políticos, algo que tenemos claro desde todas las instituciones involucradas: una buena comunicación puede ayudar a que la ciencia sea más popular, más entendible y tangible, y por ende, a promover una cultura donde el conocimiento y la innovación sean fuentes de desarrollo sostenible. 

Comunicar la ciencia a su vez es una forma de darle visibilidad como un elemento clave para la toma de decisiones en relación a políticas públicas, sobre temas que afectan directamente a la calidad de vida de las personas como la seguridad alimentaria, el acceso a bienes y servicios ambientales, la prevención y los cuidados sanitarios, la equidad de género, entre otros.  

Primera jornada del Laboratorio de Comunicación Científica II en Montevideo, Uruguay.

Este nuevo ciclo de formación contó con la organización y el apoyo de varias instituciones* vinculadas a la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Constó de 5 jornadas de 4 horas cada una más 2 eventos abiertos en paralelo, donde participaron más de 10 expertos exponentes de Argentina, Uruguay y España. También participaron 4 científicos que hacen divulgación para compartir sus experiencias y aprendizajes: José Pedro Prieto, Medeleine Renom, Betina Tassino y Julia Herrero Albillos, 

Durante estos días 50 participantes desde la academia, la ciencia y la comunicación compartieron miradas y brindaron sus aportes en un ejercicio de inteligencia colectiva.

Los eventos abiertos fueron un conversatorio sobre ciencia, posverdad y toma de decisiones (presentación del libro “Pensar con otros” de El Gato y la Caja) y otro sobre ciencia y género que pronto compartiremos en nuestro canal de Youtube.

Difundir o divulgar conocimientos no es lo mismo que comunicar, y en este Laboratorio hemos tomado consciencia de que, si queremos comunicar, debemos (en palabras de Gustavo Rey, otro de los talleristas invitados) “ver, oír y sentir la ciencia”.  Es decir, debemos conocer, escuchar, conectar y buscar la empatía para poder lograr una comunicación efectiva con los distintos públicos.

También aprendimos que la ciencia y los actores científicos necesitan respaldo, complicidad y una mirada afectuosa desde los medios, un punto de vista compartido y comentado por Gustavo Villa y Nicolás Kronfeld, periodistas invitados al Laboratorio. Mientras tanto, confirmamos que los medios ya no son estructuras o canales fijos, sino que son plataformas dinámicas interconectadas, que pueden complementarse unas con otras. 

Nicolás Kronfeld en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo Rey en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

Y aprendimos que necesitamos saber dónde está la atención, nuestra atención, para de alguna manera “hackear” los contenidos científicos, re- contextualizarlos, y diseñar nuestra comunicación para que llegue al público deseado. Estos conceptos resumen en buena manera la mesa de discusión sobre “la ciencia de la comunicación científica”, que contó con la participación de los expertos de El Gato y la Caja, la Dra. en comunicación María Eugenia Fazio, la Periodista científica Daniela Hirschfeld y la coordinadora general del Laboratorio, Mag. en comunicación científica Rocío Ramírez Paulino.  

De todos los intercambios y comentarios recibidos, así como una encuesta de evaluación final que realizamos, nos quedamos con críticas constructivas. Nos quedó claro que existe una demanda muy alta de formación práctica, sobre todo a nivel de escritura, y de mayores intercambios sobre marcos teóricos, políticos, así como experiencias de trabajo.

El intercambio de distintas perspectivas profesionales, la reflexión sobre conceptos teóricos en el campo específico de la comunicación pública de la ciencia y el trabajo colectivo, fueron de los aspectos más valorados de esta segunda edición.

Algunas lecciones aprendidas

  • En generar, las y los participantes expresaron que han reconocido la necesidad de analizar a la comunicación científica como un proceso integral, transversal, donde idealmente se definen políticas y estrategias a nivel institucional o colectivo.
  • Se percibe como un pendiente el fortalecer la construcción de una comunidad de aprendizaje y práctica con mayor nivel interinstitucional, por ejemplo, reforzando el llamado a los/las docentes para trabajar en esta área, ya que son agentes fundamentales en la transmisión del conocimiento. 
  • Las personas que se dedican a la ciencia reconocen la importancia de saber comunicar de forma accesible y práctica los conocimientos; y, por otro lado, las personas que se dedican a la comunicación reconocen que debe buscarse sinergia entre las dos áreas para poder cumplir la función de comunicar eficazmente.
  • La diversidad de las personas expertas que participaron como ponentes del Laboratorio fue ampliamente apreciada, ya que se perciben como visiones novedosas e innovadoras.
  • La temática de Género y Ciencia despertó gran interés en los medios de comunicación, dándole amplia cobertura y difusión, lo cual puede inferirse en fortalecer esta línea de trabajo tomando en cuenta que en Uruguay hay iniciativas que ya han puesto enfoque en ello.
  • Se avanzó notoriamente en la calidad y disposición de las personas expertas que participaron del Laboratorio
  • La convocatoria y articulación interinstitucional, ampliada en esta Segunda Edición, tuvieron una importancia clave y transformadora, visibilizando la existencia ya de la temática en la Agenda Pública.

 

El Laboratorio de Comunicación Científica fue organizado en conjunto con el Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo, la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI),  la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología de Uruguay (SNCYT), el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), Latitud (Uruguay), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y Cultura (OEI) con la colaboración de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación​ (ANII), El Gato y la Caja , De la Raíz Films, el Instituto Pasteur de Montevideo, la Red de Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe (RedPOP) y el Movimiento 11 de Febrero (España).

Anuncios

Laboratorio de Ciencias Vivas con Tecnologías – Proyecto #IIBCE de inclusión digital en la educación

Dentro de las investigaciones que realizamos en el Instituto, en los últimos años hemos establecido colaboraciones para contribuir al avance de los conocimientos relativos a la educación de las ciencias y la inclusión digital.

Este año comenzamos un proyecto de investigación que surge de la necesidad de renovar la educación científica y que entre otros objetivos, busca promover el desarrollo del pensamiento crítico de estudiantes de profesorado de Enseñanza Secundaria. A la par esperamos promover el interés de los jóvenes por la ciencia y la tecnología, así como el desarrollo de la cultura científica, clave para el desarrollo sostenible.

Se titula “Proyecto Piloto Laboratorio de Ciencias Vivas con tecnologías `Házlo tú mismo` (HTM), `Házlo con Otros´ (HCO) y, `Trae tu propio dispositivo` (TTD)”.

El equipo de trabajo es interinstitucional, multidisciplinario e internacional y capitalizará la experiencia previa y las fortalezas complementarias en didáctica, ciencias biológicas, ingeniería, artes, realidad virtual, y FabLab de los grupos confluyentes.

Es coordinado por la investigadora María Castelló del IIBCE y la Profesora Virginia Pellegrino del Consejo de Formación en Educación de la ANEP.

Cuenta con la participación de docentes e investigadores del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes y Facultad de Medicina de la Universidad la República (UdelaR)y la colaboración del investigador consultor Gregory Randall de la Facultad de Ingeniería (UdelaR) y 3 centros de investigación internacionales de renombre: el MIT Little Devices Lab (Boston, Estados Unidos), y el GaudiLab de Lucerna y el Solution Space de Ginebra, ambos en Suiza.

El objetivo principal de la propuesta es promover el desarrollo de competencias de pensamiento crítico en estudiantes y egresados de profesorado del Consejo de Formación en Educación. Renovar la educación científica requiere transformar la formación docente y profundizar la implementación de actividades de investigación para resolver problemas, construir conocimiento y comprender procesos científicos, involucrando el desarrollo cognitivo propio del pensamiento crítico.

El diseño propuesto es cuasi-experimental pre-test/post-test con grupo control y evaluación formativa y sumativa.

Considerando las condiciones actuales para llegar a los estudiantes de las modalidades de Profesorado Presencial (PP) y Semipresencial (PS), propone la creación de un Laboratorio de Ciencias Naturales en el Instituto de Profesores Artigas, enmarcado en la filosofía de los “Laboratorios de Fabricación” (FABlabs), equipado con las tecnologías HTM, HCO y TTD y una plataforma virtual en la que se creará un laboratorio virtual “espejo” del laboratorio físico y una biblioteca con recursos didácticos.

Se espera también promover la creatividad e innovación de los participantes, y potenciar la apropiación de estas tecnologías como recursos educativos en el aula.

Considerando el acceso universal a internet y el libre acceso a las plataformas educativas, también espera impactar en la educación no formal e informal de las ciencias y contribuir a lograr una educación de calidad para todos (Objetivo #4 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030, UNESCO).

Este proyecto cuenta con el apoyo del instrumento de financiación “Inclusión Digital” de la ANII.

Por más información pueden contactar a María E. Castelló – maritacastello@gmail.com
PhD. Profesora Agregada de Investigación
Desarrollo y Evolución Neural
Depto. de Neurociencias Integrativas y Computacionales – IIBCE
Fellow Science of Learning IBE-UNESCO/IBRO (2018)

 

Ciencia con enfoque de género

Aún tenemos mucho camino por recorrer en materia de género en el Instituto. Aunque somos mayoría de mujeres y nos preocupamos por conseguir la igualdad de oportunidades y condiciones laborales, la igualdad no es un hecho, mucho menos la equidad de género.  

El trabajo por la equidad de género tampoco se agota entre mujeres y hombres, es más complejo de que eso. De todos modos, nos alegramos de anunciar que con el nuevo Consejo Directivo este 2019, también tenemos una renovada Comisión de Género del IIBCE, que ya está trabajando para avanzar en este camino hacia un futuro más justo.

Esta Comisión está integrada por María José González, Anabel Fernández, Maria Castelló, Claudia Etchebehere y Sofía Fernández y tiene varias actividades en agenda.

La primera será el próximo taller de microscopía dirigido exclusivamente a niñas, para alentar su interés por el mundo de la ciencia, muchas veces relegada a los varones. También coordinarán un taller mixto especial para el aniversario de Clemente Estable, el 23 de mayo por la mañana.

Mujeres trabajadoras del IIBCE

Algunas de las mujeres trabajadoras del IIBCE

La segunda y tercera serán 2 visitas muy especiales desde Lavalleja, Rocha y Cerro Largo en la que recibiremos a más de 30 jóvenes para vivir una tarde de experimentación y diálogo con algunas de las científicas del Instituto. Esto es gracias al proyecto “Más Mujer en Ciencia” coordinado por el Departamento de Cultura Científica del MEC, que busca promover la igualdad de condiciones a la hora de elegir una vocación científica, algo que comienza por conocer y disfrutar del mundo de la investigación de primera mano.

Como nos dijo Carla Pereira, una de las coordinadoras del proyecto: que nuestras adolescentes vivan el instituto, lo sientan y adquieran una experiencia vivencial, valga la redundancia, al lado de las mujeres que allí trabajan.

El número de mujeres y sus respectivos cargos en el Instituto en marzo de 2019.

Al respecto de las mujeres y su situación dentro de la carrera científica en Uruguay, quisiéramos recomendarles un artículo que será publicado en la revista “Research Policy”, al que se puede acceder en forma gratuita hasta el 25 de mayo por medio de este enlace. Los autores son Daniel Bukstein y Néstor Gandelman de la Universidad ORT.

También los invitamos a conocer la opinión de una de nuestras investigadoras, Claudia Etchebehere, frente a la celebración de los 10 años del Sistema Nacional de Investigadores, donde se constató una inequidad importante, fundamentalmente en los niveles más altos del sistema.

Más allá de la propia Comisión de Généro, varias de nuestras investigadoras colaboran con la Comisión u con otras iniciativas, como este audiovisual realizado en el marco del proyecto  “Derribando barreras: por más mujeres en las áreas STEM”  impulsado por las Facultades de Ciencias Sociales e Ingeniería de la Universidad de la República. Allí participan contando su historia y su trabajo de 3 investigadoras del Instituto: Anita Aisenberg, Vanesa Amarelle y Adriana Migliaro.

Además, como parte de las políticas de género que estamos implementando en el Instituto,  desde el 2016 formamos parte de la Mesa Interinstitucional de Mujeres en Ciencia, Tecnología, e Innovación*., un grupo de trabajo coordinado por la Asesoría en Género de la Oficina y Planeamiento y Presupuesto que se conformó el mismo año en el marco del Proyecto Internacional SAGA-UNESCO.

 

Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia 2019

En el Instituto Estable la mayoría somos mujeres. No solo eso, muchas integrantes ocupan cargos de alto rango e incluso, nuestro actual Consejo Directivo (que acaba de cambiar su integración) está formado en su mayoría por mujeres.


Una reflexión de Anita Aisenberg, vicepresidenta del Consejo Directivo del IIBCE:
Por niñas exploradoras de aquí, allá, de todos lados, rebeldes y críticas, fuertes y libres, revolucionarias, soñadoras, sin miedo a explorar la naturaleza, a fundirse con ella y descubrir sus secretos

De alguna manera rompimos con el techo de cristal. Pero esto no es suficiente ni representativo de lo que sucede en Uruguay. Mucho menos en el mundo, donde a muchísimas, millones de mujeres aún se les niega la posibilidad de realizar estudios, o una carrera profesional.

En parte por eso desde el 2016 el IIBCE forma parte de la Mesa Interinstitucional de Mujeres en Ciencia, Tecnología, e Innovación* parte del proyecto SAGA (STEM and Gender Advancement, por sus siglas en inglés) de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, que entre otros objetivos está elaborando un diagnóstico de situación sobre la brecha de género en el ámbito científico de Uruguay.

Desde 2015 mientras tanto, cada 11 de febrero como hoy es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una excusa más que bienvenida a nivel mundial para destacar el rol de las mujeres en la ciencia y contribuir con el camino hacia la equidad de género.

Desde el Instituto celebramos este nuevo #11F realizando un taller de microscopía que fue un éxito y un placer, al punto que lo repetiremos al menos en 3 ocasiones más.

Varias niñas conociendo el microscopio de fuerza atómica del IIBCE, 11 de febrero de 2019. 🙂

También lo celebramos compartiendo algunos enlaces y documentos de interés con ustedes, mientras los invitamos a seguir la etiqueta #11F2019 en las redes, donde también estaremos destacando a nuestras investigadoras y su maravilloso trabajo.

ENLACES DE INTERÉS

Información sobre género y ciencia en el Uruguay – Proyecto UYCheck

Entrevista a la investigadora #IIBCE Susana González sobre el 11F. TNU

Siete mujeres que están cambiando el mundo de la ciencia (se destacan investigadoras uruguayas, también del #IIBCE) El Observador

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia (portal UNESCO)

Proyecto SAGA en el portal de Presidencia

Documento de trabajo del proyecto SAGA que muestra la situación de las mujeres en las áreas STEM en Uruguay.

Un año lleno de oportunidades

En 2019 redoblamos nuestra apuesta por la ciencia de calidad para todos

Un nuevo ciclo solar es un año nuevo lleno de oportunidades. Para nosotros, significa aprovechar el camino recorrido para redoblar la apuesta por la investigación uruguaya de calidad, y la cultura científica y de innovación como motor del desarrollo humano sostenible.

Aprovechamos estas fechas para contarles algunos logros del Instituto que sin duda, al ser público y estatal, son compartidos con todos los uruguayos.

Para los que trabajamos en el IIBCE el 2018 fue un año muy gratificante porque avanzamos en forma significativa hacia nuestro objetivo principal: crear conocimiento original a través de la investigación científica. Lo hicimos con el esfuerzo, la convicción y la vocación que nos caracteriza, y quizás por eso, recibimos varios premios y reconocimientos.

En cuanto a la investigación, además de aumentar el número de publicaciones anuales, fuimos galardonados por la prestigiosa editorial Elsevier con la distinción “Premio Excelencia Elsevier Uruguay”, por ser la institución de investigaciones biológicas uruguaya con más publicaciones. También por nuestra labor en investigación, además de la educación y divulgación científica, la Fundación Leonardo nos otorgó el Premio en E- Cultura.

A esto se sumó que recientemente nuestro futuro presidente, Pablo Zunino, recibió el Premio Morosoli de Plata en el área de Ciencia y Tecnología en reconocimiento a su trayectoria, méritos, y el aporte a la cultura uruguaya en investigación fundamental.

2018  también fue muy bueno para el Instituto en relación a la comunicación de la ciencia, muchas veces llamada divulgación. Durante todo el año generamos contenidos originales con un impacto muy positivo, en especial en la comunidad docente. Ejemplos son el cómic “Bacterias, la historia pequeña jamás contada”, la participación en 3 ciclos de Radio, los cortos “Mundo Inquieto”  y el proyecto de Educación “Los niños que cuentan ciencia”. En paralelo, nuestras publicaciones y la comunidad en línea creció, y con ella aumentó en forma exponencial el ida y vuelta que tanto nos enriquece.

A través de estos contenidos participamos de varios acontecimientos culturales y educativos nacionales e internacionales como Montevideo Cómics, las Ferias del Libro de Montevideo y Canelones, la Semana de la Ciencia y la Tecnología, el festival Chulpicine, 2 jornadas de ciencias en Ceibal, el Día de las niñas en las TICS y el día de la mujer en la ciencia.

Por otro lado, en mayo realizamos el primer ciclo de formación en comunicación de la ciencia (que repetiremos este año) con un éxito sorprendente y participamos de la primera mesa de divulgación científica en un congreso de ciencia en Uruguay. Estos dos últimos eventos fueron especialmente significativos para la divulgación, porque marcaron un antes y un después en cuanto al valor que se le da a comunicar la ciencia a nivel académico.

Estamos felices, orgullosos y al mismo tiempo comprometidos con superar estos logros, que son una muestra de lo que podemos hacer más allá de las dificultades, que también las hay. Cada año para el Instituto es un desafío y una oportunidad para seguir creciendo, creando, y compartiendo conocimiento.

Agradecemos a todos por su apoyo, quienes dentro y fuera del Instituto en sus casas, en su lugar de estudio, ocio o trabajo, colaboran para que juntos forjemos un país del conocimiento.

Rocío Ramírez Paulino – @rRo12
Comunicación Institucional y Divulgación Científica

Una visita extraordinaria

Noviembre es el último mes del año en el que recibimos visitas curriculares al Instituto. Y este año, para nosotros noviembre es muy especial porque el 16 recibiremos la visita de varias niñas y niños, estudiantes de 4ª y 5ª año del turno vespertino de la Escuela Nº34 de Young, Río Negro.

Esta visita es diferente por varios motivos.  Es una de las pocas excepciones que haremos en el calendario curricular, en primer lugar, porque los pequeños que vendrán están realizando un proyecto de investigación escolar del que afortunadamente decidieron hacernos parte. Y en segundo lugar, porque han estado juntando dinero buena parte del año para venir (lo que nos produce emoción y nos suma responsabilidad, aunque con muchísimo gusto).

Todo comenzó en abril, cuando nos enviaron una carta con preguntas para los investigadores:

La respuesta de los investigadores fue muy buena y sorprendentemente rápida. En una semana teníamos un montón que pronto les enviamos. Ante la primera pregunta ¿Los científicos tienen familia, tienen hijos, cuánto tiempo pasan con ellos? una de las respuestas que sintetizó a todas  las demás comenzaba con ¡Claro que tenemos familia!

¿Cuántas horas le dedican a las investigaciones al día? ¿Hacen muchos experimentos en un día, cuántos? Eran las siguientes. Para la primera hubo consenso: la mayoría de nuestro investigadores le dedica de 6 a 8 horas al trabajo ¡como mínimo! Para la segunda las respuestas fueron variadas, porque dependiendo de qué se investiga, un experimento puede llevar 1 día, varios días o incluso semanas.   

Vanesa Amarelle, investigadora del Departamento de Bioquímica y Genómica Microbianas, aprovechó la cuarta pregunta  “¿Qué clases de experimentos o investigaciones hacen?” para contarles un poco sobre las bacterias que estudia:

Yo estudio cómo unas bacterias que se llaman Sinorhizobium meliloti y utilizan el hierro para vivir. Todos los organismos (inclusive las bacterias) necesitan hierro. No mucho, lo justo. Mucho hierro puede ser tóxico. Entonces las bacterias lo que hacen es captar el hierro del ambiente que las rodea en la cantidad justa. Son expertas en regular cuánto consumen (mantienen una dieta balanceada :P).

Otra pregunta trataba sobre el descubrimiento:  ¿Han descubierto cosas, qué clase de cosas? José Pedro Prieto, investigador del Departamento de Neurofarmacología, les contestó con mucho entusiasmo:

Sí hemos descubierto cosas, y hemos aprendido muchas cosas nuevas. Cuando descubrimos algo nuevo, lo escribimos y lo ponemos en bibliotecas virtuales en internet para que todos los científicos del mundo puedan verlo. Y después tratamos de decírselo a todo el mundo también, porque nos encanta contar que aprendimos cosas nuevas.

No todos los descubrimientos son descubrimientos enormes, como para gritar ¡¡EUREKA!! Pero aun así, cada descubrimiento es algo del mundo que antes no se sabía y ahora sí. Y eso está buenísimo.

Nosotros hemos descubierto algunas cosas de las que cambian en el cerebro al consumir algunas drogas, y ahora estamos buscando una forma de deshacer esos cambios. Lo que pasa es que con cada cosa que descubrimos nos damos cuenta de hay más cosas que no sabemos, y se nos ocurren muchas más preguntas. Y eso está buenísimo, porque siempre se nos ocurren cosas nuevas a investigar.

Seguían otras ¿Cómo es el día de un científico? ¿Salen a bailar o divertirse?

Aquí  José también fue muy enfático en su respuesta ¿Qué si salimos a bailar y a divertirnos? ¡Por supuesto! Si no salimos a bailar y a divertirnos, ¿qué sentido tiene la vida?

Frente a la siguiente pregunta, por cierto  muy actual ¿Los científicos son todos hombres o también hay mujeres? Marcela Martínez fue bien clara: Hay muchas mujeres científicas, como es mi caso. De hecho en el IIBCE la mayoría de las Investigadoras son mujeres. Pueden ver algunas fotos en nuestra página web bajo la leyenda “8M” 🙂

La última era diferente a las demás, y la verdad nos dejó intrigados: ¿Uds. Sabrían decirnos si en el espacio hay un lugar para sobrevivir? Casi todos contestaron que no sabían y era mejor consultar a alguna astrónoma o astrónomo (por suerte hay varios en Uruguay), mientras algunos remarcaron su punto de vista como Belén Branchiccela: Por lo pronto, creo que antes de responder esa pregunta tendríamos que concentrar fuerzas en preservar nuestro planeta para que al menos este lugar siga siendo apto para vivir.

Al poco tiempo recibir estas y un montón de respuestas más, nos comentaron  que querían venir a visitarnos e intentarían juntar dinero para hacerlo. Por suerte lo lograron y ahora los estamos esperando, para que nos cuenten cómo ha sido este año en el que decidieron conocer un poco a los científicos, y lo mejor, animarse a realizar su propia investigación.

Un alumno de 4°C, Diego, nos escribió una carta:

“Estamos muy emocionados de poder ir a visitarlos y contarles sobre nuestro proyecto y saber de sus proyectos y sus investigaciones. Conocerlos en persona, ver un científico”.  

Así comienza, y continúa contando su proyecto sobre obtención de aromatizantes caseros,  una antesala del intercambio que se viene 😀

“Les queríamos contar cómo empezó todo:

Un día la maestra de 5° B Victoria nos regaló un arreglo floral. El arreglo floral tenía aroma a mandarina, naranja y limón: en ese momento se nos ocurrió una pregunta ¿Los citrus solo sirven para comer y decorar o también sirven para aromatizar?  

Buscamos información de como hacer aromatizantes caseros con los citrus;  después vimos que 5° B estaba haciendo lo mismo pero con hierbas aromáticas entonces decidimos unirnos .

Algunos hicieron perfumes no aromatizantes y no sabíamos qué materia prima  utilizar; por eso hicimos una encuesta a 200 personas en total, con los de 5° B. La encuesta tenía 2 preguntas:   ¿Consideras que podemos hacer nuestro propio perfume casero? 2 personas contestaron que no, el resto que sí. ¿Cual es tu citrus y hierba aromática favorita?  98 personas en nuestra clase dijeron que sí y la materia prima que vamos utilizar es el limón.

Luego nos visitaron dos investigadoras y  una de ellas nos dio un poco de información sobre el limón y de dónde extraer el aceite esencial. Después la tecnóloga química nos dijo más del limón y los beneficios del limón y cómo extraer el aceite, con qué materiales, por eso nos invitó al liceo donde ella es química, para poder realizar el proceso de extracción de destilación por arrastre de vapor. Pudimos extraer 100 ml de aceite esencial, pero fue un proceso muy lento.

También investigamos de cómo extraerla de forma casera. El trece de agosto vamos a ir a San Miguel a ver el proceso de extracción de la fábrica. Chau hasta luego.

Les enviamos muchos saludos y estamos ansiosos de poder ir a visitarlos, para ello hemos realizado mucho beneficio para poder costearnos el viaje.

Saluda a ustedes todo 4°C y 5° B del turno vespertino de la Escuela N.º 34. Firma : 4°C y 5°B

P/ D: Ya nos conoceremos.

Conocer su propio proceso de indagación es maravilloso. Cómo piensan, cómo aprenden y cómo se comunican. Forma parte de un intercambio donde todos nos enriquecemos. Quizás también es una muestra de lo que podemos aportar desde el IIBCE, un granito de arena que dispare la curiosidad natural de los jóvenes.

Esperamos cumplir con las expectativas de estas niñas y niños tan especiales, que han tenido, junto con sus maestras y maestros, un gesto que podría parecer simple y sin embargo es muy significativo: contactarnos y hacernos preguntas, y en realidad, hacer que nos preguntemos mucho más.

Gracias a todos los que se han involucrado en este proceso tan valioso. Lo mejor está por venir.

Rocío Ramírez Paulino
Responsable de comunicación y divulgación científica @IIBCE
@rRo12