Entretelas de Laboratorio_ Ciencia, mujeres y arañas

Carmen y Leticia y Macarena son 3 entre más de 15 investigadoras e investigadores que se dedican a estudiar la vida de la arañas en el IIBCE. Decidimos conversar con ellas, para mostrar un pedacito de la grandiosa ciencia que realizan como biólogas especializadas en el estudio del comportamiento animal, la filogenética, la ecología y la evolución.

Macarena González regresó hace poco de Córdoba, donde realizó su doctorado investigando a Aglaotenus lagotis, una araña que podríamos encontrar en un viaje de aquí a Colombia. Se dice que todo es la misma especie pero ella y otros aracnólogos sospechan que no.

Como vive en diferentes ambientes e incluso dentro de nuestra región la han visto con comportamientos y hábitos variables, podrían haber al menos dos especies distintas, y una de ellas, exclusiva de nuestras latitudes. Hoy Macarena busca probar la identidad de las hermanas Aglaoctenus, algo que podría ser tan simple como tomar dos individuos y ver las diferencias. Pero la ciencia pide mucho más, y más aún si se trata de algo que otros dicen no ser así.

Macarena registrando datos de una tela de A. lagotis construida sobre un árbol. Foto Carlos A. Toscano-Gadea

Macarena registrando datos de una tela de A. lagotis construida sobre un árbol. Foto Carlos A. Toscano-Gadea

Aglaoctenus lagotis es una “araña lobo”, como las demás arañas del género Aglaoctenus. Todas pertenecen a la familia Lycosidae, que se caracteriza porque sus integrantes son errantes, es decir que no viven ni en telas ni en cuevas. Como toda regla tiene sus excepciones, allí pueden estar las claves de la búsqueda de Macarena. A. lagotis sí hace telas, específicamente en forma de embudo. Esto condiciona varios aspectos de su comportamiento, al menos el sexual, el parental y el de captura de presas.

En su doctorado Macarena y sus orientadores investigaron varios aspectos de la vida de A. lagotis, como por ejemplo los detalles de un encuentro sexual, quién abandona su vida sedentaria para salir en busca de su media naranja y cómo se guían en el camino hacia un encuentro de pareja.

Hembra adulta de A. lagotis

Hembra adulta de A. lagotis

Observaron el cortejo, la cópula, y cuánto influye el hecho de que ocurra sobre una trama de seda y no sobre el suelo como lo hacen los demás licósidos. Por si esto fuera poco, Macarena se animó a tomar medidas de la genitalia de hembras y machos, para ver si quienes parecen ser de especies distintas eran capaces de comunicarse y reconocerse para copular entre sí.

Su objeto de estudio, además de ilustrar mecanismos de biología reproductiva y ecología evolutiva, también tiene una aplicación directa, ya que lagotis está nominada al grupo de animales controladores biológicos de insectos-plagas. Ya se conoce el ciclo de vida de A. lagotis en las cuatro estaciones. Ahora resta evaluar qué tanta cantidad de insectos perjudiciales, por ejemplo langostas, presas frecuentes en el campo, son capaces de atrapar y consumir.

A. lagotis capturando una langosta. Foto Alvaro Laborda.

A. lagotis capturando una langosta. Foto Álvaro Laborda.

Leticia Bidegaray es investigadora posdoctoral del Laboratorio de Etología, Ecología y Evolución del IIBCE. Comenzó su carrera  con Susana González, estudiando la genética de la conservación vinculada a los ciervos neotropicales. Siempre le gustó la genética y le interesó estudiar cómo se genera la diversidad. En 2003 viajó a Barcelona y luego de establecerse buscó un lugar para continuar el camino de la investigación.

Encontró un sitio casi ideal, donde investigaban los procesos que generaban la diversidad de especies de arañas, tanto a nivel intraespecífico, dentro de la misma especie, como interespecífico, entre individuos de diferentes especies.

¿Tenés miedo de la arañas? Le preguntó un día Miquel A. Arnedo. “Y… ¡No!” Así comenzó un camino de investigación en el Departamento de Biología Animal de la Universitat de Barcelona y una carrera académica que años más tarde le permitió volver a Uruguay y al IIBCE, con experiencia y conocimientos muy valiosos para nuestra ciencia. Mientras estaba en Barcelona, viajó a California y Suiza,  donde conoció metodologías de estudio para casos específicos que veía interesantes.

Leticia_Bidegaray_LEEE_20151221_181015

Leticia_Bidegaray_ Investigadora posdoctoral del LEEE, IIBCE

Leticia trabaja desde entonces con dos modelos de los géneros Harpactocrates y Parachtes endémicos del mediterráneo occidental. Sus distribuciones particulares la motivaron a investigar los procesos que generaron su diversidad. Sus estudios contribuyeron a entender la generación de la biodiversidad del Mediterráneo.

En Parachtes comprobó su hipótesis inicial, la diferenciación entre las especies se correspondía con los procesos geológicos de la región. En el caso de Harpactocrates, su hipótesis sobre los ciclos glaciales en el Pleistoceno como modeladores de la diversidad no funcionó. El tiempo de diferenciación entre las especies se correspondía con eventos de cambios climáticos mucho más antiguos.

A Leticia siempre le interesó estudiar el pasado, algo evidente al saber que sus objetos de estudio tienen entre 20 y 30 millones de años. Lo que más la motiva es entender por qué se generó la diversidad. Algo genial de su viaje al pasado, es la utilidad para comprender en el presente, por qué las especies que vemos están donde están y qué debemos conservar.

Por eso a partir de sus trabajos en el Norte pudo profundizar en las preguntas que hoy son el foco de varios proyectos de investigación con nuestras arañas. Aquí cambió de modelo y trajo sus aportes personales por ejemplo al estudio del género Allocosa, al que pertenecen las particulares arañas blancas de la arena Allocosa alticeps y Allocosa brasiliensis.

Allocosa alticeps_Foto_Álvaro Laborda

Allocosa alticeps_Foto_Álvaro Laborda

En el IIBCE participa en varios proyectos con estas especies. Ambas son arañas lobo que viven en los arenales costeros de Uruguay, Argentina y Brasil. Son muy estudiadas por tener inversión de los roles sexuales: las hembras inician el cortejo y los machos son selectivos. Además, ambas son indicadoras ambientales de las dunas costeras de Uruguay.

En uno de sus estudios colabora para establecer sus distribuciones en el presente, pasado y futuro ​y así poder establecer correlaciones entre la diversidad genética y distribución geográfica en el tiempo​ y el espacio, e incluso identificar zonas prioritarias a conservar. Para ello cuenta con la colaboración de investigadores del Laboratorio de Ecología, Etología y Evolución, LEEE, y de la Facultad de Ciencias. Además, participan el Dr. Miquel Arnedo de la Universidad de Barcelona y el Dr. Patricio Pliscoff, a quien conoció en Suiza y vino en enero de 2015 a compartir sus conocimientos con nosotros.

Los resultados preliminares muestran que en A. alticeps hay tres linajes o grupos genéticamente diferenciados: uno está ampliamente representado por individuos de todas las localidades muestreadas, y los otros dos por individuos de dos localidades del Departamento de Canelones y una del Departamento de Rocha. Los tres linajes coexisten únicamente en éstas localidades.

Estos indican la importancia de realizar un esfuerzo en el monitoreo y desarrollo de estrategias para la preservación de la alta diversidad genética encontrada en A. alticeps en dichas localidades. Por otro lado, los resultados de la predicción de la distribución en el futuro muestran una distribución reducida de ambas especies que se desplazaría hacia el sur. Esto también remarca la necesidad de desarrollar estrategias para la preservación de ambas especies y del ecosistema costero supralitoral uruguayo.

[#Beginning of Shooting Data Section] Nikon COOLPIX4500 Focal Length: 14.7mm White Balance: Auto Digital Zoom Ratio: 1.00 2004/10/17 16:43:11 Exposure Mode: Manual AF Mode: AF-S Saturation comp: 0 JPEG (8-bit) Fine Metering Mode: Center-Weighted Tone Comp: Auto Sharpening: Auto Image Size: 2272 x 1704 1/125 sec - F/8.5 Flash Sync Mode: Front Curtain Noise Reduction: OFF Color Exposure Comp.: 0 EV ConverterLens: None Sensitivity: Auto [#End of Shooting Data Section]

Otra especie con quien trabajó Leticia. Harpactocrates ravastellus. Foto Eduardo Mateos.

Carmen Viera es una aracnóloga con una trayectoria de más 30 años. Desde 1986 es docente en Facultad de Ciencias, y es Investigadora Asociada y Jefa del Laboratorio de Ecología del Comportamiento del IIBCE.

Una de sus líneas de investigación, es el comportamiento social de arañas sociales y subsociales, en sus estrategias reproductivas y la dispersión, fusión y fisión de nidos. El comportamiento social es una extensión del comportamiento parental y bastante peculiar en las arañas. Sólo 60 especies de más de 45000  conocidas presentan este modo de vidaya que la enorme mayoría son solitarias y sumamente caníbales

Las arañas subsociales tienen una etapa de vida en común con sus padres y hermanos y se dispersan como adultos. Las camadas de hijos viven con la madre en una estructura comunitaria llamada nido de seda.

Nido comunal de araña subsocial

Nido comunal de araña subsocial

Carmen eligió estudiar el género Anelosimus, porque tiene la particularidad de abarcar especies sociales, subsociales y solitarias.​ Una de sus  alumnas de Doctorado realizó un estudio, comparando el comportamiento parental de 6 especies, 3 de Brasil y 3 de Uruguay. En cada país, una social, una subsocial y una solitaria.

Encontraron que la inversión de tiempo y energía en el cuidado maternal es mayor para las madres de arañas subsociales. Las sociales colaboran todas y por lo tanto se reparten el trabajo, y las solitarias no realizan cuidado de crías. Por lo tanto, las arañas subsociales son las que invierten más ya que se encargan de todo.

La sociabilidad se da mucho en los trópicos, donde la oferta de presas diferentes es mayor y las condiciones ambientales son más estables. Los nidos de las arañas alcanzan un tamaño mayor que en climas templados. Vivir en comunidad les permite cazar insectos más grandes.

Este tema se relaciona con la otra línea de investigación de Carmen, el comportamiento de captura. Los predadores no siempre consumen la presa más grande. Cada individuo hace lo mejor dentro de la potencialidad que tiene. Conseguir alimentos de mayor y mejor calidad involucra comportamientos defensivos y agresivos, lo que implica una inversión de energía extra que hay que compensar.

Araña capturando una presa 2

Araña capturando una presa

Esta línea ha llevado a que recientemente visitara al IIBCE un experto en físico-química de las telas de arañas, el Dr. Sean Blamires* Su visita se concretó a través de un proyecto de investigación en común, por demás interesante: conocer las diferencias entre las telas de una araña nativa australiana invasora en Uruguay, Badumna longiqua, en 3 situaciones diferentes, en Uruguay y Australia.

Badumna longiqua llegó a Uruguay con el eucaliptos y hoy desplaza a las arañas subsociales que investiga Carmen, en particular a una que lleva su nombre: Anelosimus vierae. Existen nidos de Anelosimus con y sin Badumna y también hay lugares donde Badumna está sola. Al comparar las telas de Badumna en cada situación, se observan variaciones en diseño y estructura, que podrían relacionarse con la adaptación a diferentes situaciones.

Badumna parasita a Anelosimus y hace telas usando de base su nido. Anelosimus, como buena araña social, es tolerante, y por eso es muy parasitada. Otras especies la “usan”. Por ejemplo las cleptoparásitas, que no parasitan a la araña sino el lugar y los beneficios que le da, como restos de presas o temperatura moderada dentro del nido.

Sean se llevó 3 hilos de cada tela de cada araña, 20 por situación, en una estructura especial diseñada para la ocasión. Los relevamientos se realizaron en el Parque Rodó, donde están las 3 situaciones representadas.

Hilos de seda (ballooning), modo de dispersión de algunas arañas

Hilos de seda (ballooning), modo de dispersión de algunas arañas

A partir de los proyectos con Sean, Carmen lleva adelante otros proyectos de comportamiento constructor y depredador con otras arañas, cada género y especie con su particularidad biológica. Como en una tela, podríamos perdernos y quedarnos atrapados con sus anécdotas, sus conocimientos y sus proyectos a futuro.

Es increíble como un animal tan pequeño nos puede enseñar tanto. Y cómo la ciencia es un camino de conocimiento infinito; aunque a veces da vueltas o incluso parece retroceder, no para nunca y crece desde el pie, o mejor dicho, desde las patas articuladas.

 

Rocío Ramírez Paulino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s