El valor de comunicar la ciencia

Este año 2018 en el Instituto decidimos contribuir con la divulgación científica más allá de la generación de contenidos y la difusión del conocimiento que generamos: creímos que podíamos contribuir con la formación en comunicación científica, y así lo hicimos.

Realizamos la primera edición del Laboratorio de Comunicación Científica en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Montevideo, con el apoyo de varias instituciones (ANII, AUCI, RedPOP, OEI y UNESCO) y nos asombramos con la respuesta que obtuvimos:

Se inscribieron 105 personas y hubo más de 15 que llegaron tarde, incluso desde exterior. Como había cupo, solo 70 pudieron acceder a las clases. Procuramos entonces que los participantes constituyeran un grupo variado en experiencia, formación y profesión, ya que nuestro objetivo general apuntaba a generar incidencia social sobre la importancia de comunicar la ciencia.

Finalmente participaron investigadores, periodistas, docentes, y otros profesionales que enriquecieron las jornadas junto a los especialistas invitados. Durante 12 horas repartidas en 3 mañanas, intercambiamos conceptos, enfoques y metodologías para comunicar la ciencia, y también, para pensar en esta área de trabajo que cada vez toma más relevancia.

Cuando convocamos al curso creímos necesario fundamentar la propuesta y aclarar algunos nociones básicas. Compartimos debajo esta aproximación para seguir contribuyendo con la cultura científica, tan importante para el desarrollo humano y las naciones que lo sustentan.

>

¿Qué es la comunicación científica  y por qué es importante comunicar la ciencia?
Laboratorio de Comunicación Científica. Mayo de 2018

La comunicación científica en su concepción más amplia es un campo de estudio en las ciencias sociales y un área de desempeño profesional que cada vez toma más relevancia. Abarca desde dar a conocer los resultados de una investigación, divulgar conocimientos relevantes a nivel sanitario, ambiental o social, hasta incluir a la ciudadanía en los procesos de creación del conocimiento.

En un mundo gobernado por la comunicación digital y las redes sociales, comunicar la ciencia  ya es parte del proceso de validación, revisión y democratización del conocimiento. En paralelo, es una actividad promovida cada vez con más fuerza en los países desarrollados, incluso como parte obligatoria de los proyectos de investigación que son financiados.

La ciencia es una parte fundamental de la vida moderna, mientras las sociedades basadas en el conocimiento aumentan sus niveles de desarrollo, y mejoran su calidad de vida. Es además,  el fruto de una forma de conocer el mundo que promueve el pensamiento crítico y nos brinda herramientas frente a la incertidumbre.

De aquí la importancia de popularizar la ciencia: para democratizar la información y acercar el conocimiento a un público amplio, tendiendo puentes entre la comunidad científica y la ciudadanía; y la necesidad de implementar estrategias de comunicación de los nuevos conocimientos y sus posibles aplicaciones, así como sus implicancias éticas, culturales, económicas y políticas.

En este sentido, la comunicación científica no sólo debe transmitir los conocimientos científicos de manera que puedan ser entendidos por la mayor cantidad de personas posibles, sino también facilitar procesos que permitan su apropiación social.

Para los investigadores, formarse y ser protagonistas en esta área comienza a ser un aspecto no solo valorado a nivel académico, sino también exigido. En paralelo, conlleva beneficios a nivel profesional y personal, a la vez que  fortalece a las instituciones donde trabajan.

El contacto con el público, su forma de percibir la ciencia, enriquece el propio hacer del científico. Y cuando una institución que hace investigación difunde su trabajo, mejora su reputación, su aceptación social, y por ende, sus posibilidades de financiamiento.

Por eso es fundamental que sean los propios científicos quienes se involucren en la comunicación de forma adecuada, no improvisada, para poder participar de estos beneficios en ambas direcciones. Esto exige una formación específica, con el apoyo de profesionales especializados como los periodistas, comunicadores y divulgadores de trayectoria. Es también importante y complementario, generar espacios de reflexión e intercambio de saberes entre todos los actores de los ámbitos científico, tecnológico y de innovación.

Pueden encontrar este texto con su respectiva bibliografía en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s