Allocosa senex en su cueva

Aracnólogos del IIBCE lideran un proyecto internacional financiado por National Geographic Society

En las costas arenosas de Sudamérica habitan dos especies de arañas lobo que muestran características morfológicas y comportamentales únicas: las hembras son quienes salen a buscar pareja. También son quienes inician el cortejo, mientras los machos son sedentarios. Otra diferencia que presentan ante la mayoría de las arañas, es que los machos son más grandes que las hembras. A este fenómeno, conocido en varios grupos animales pero únicamente en estas 2 especies de arañas nativas, se le llama “inversión de roles sexuales”.

¿Cuáles son las causas de estas diferencias tan marcadas? Existen varias hipótesis, y algunas se pondrán a prueba en este nuevo proyecto de investigación, “Origin and evolution of sex role reversal in Allocosinae South American wolf spiders (Origen y evolución de la inversión de roles sexuales en arañas lobo Allocosinae de Sudamérica)”, financiado por , en el que participan investigadoras e investigadores de nuestro Instituto y otras instituciones de Latinoamérica y España.  

Allocosa senex!

Allocosa senex. Foto: Marcelo Casacuberta

Para ello realizarán excursiones a lugares seleccionados, en el intento de conocer mejor a la subfamilia Allocosinae, registrando e integrando datos de comportamiento, ecológicos, genéticos y taxonómicos (relativos a la clasificación de las especies).

Será un trabajo multidisciplinario e interinstitucional que buscará contribuir a la discusión sobre los factores que determinan el comportamiento sexual en las arañas desde un enfoque evolutivo.

El proyecto es además, uno de los pocos de esta categoría financiados para Uruguay por National Geographic. La Responsable es la Dra. Anita Aisenberg, Profesora titular de investigación del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva del IIBCE y los siguientes investigadores:

Dra. Leticia Bidegaray, Departamento de Biodiversidad y Genética, IIBCE
Dr. Miguel Simó, Sección Entomología, FCIEN, UdelaR
Msc. Álvaro Laborda, Sección Entomología, FCIEN, UdelaR (Estudiante Doctorado PEDECIBA)Msc. Rodrigo Postiglioni, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Doctorado PEDECIBA)
Dra. Andrea Albín, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Doctorado PEDECIBA)
Lic. Verónica Gonnet, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Maestría PEDECIBA)
Bach. Diego Cavassa, Departamento de Biodiversidad y Genética y Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante de grado FCien, UdelaR)
Lic. Fedra Bollatti, Laboratorio de Biología Reproductiva y Evolución, F.C.E.F.N.,Universidad Nacional de Córdoba, Argentina (Estudiante Doctorado, CONICET)
Dr. Matías Izquierdo, Laboratorio de Biología Reproductiva y Evolución, F.C.E.F.N., Universidad Nacional de Córdoba, Argentina
Dr. Luis Piacentini, Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, Buenos Aires, Argentina
Dr. Patricio Pliscoff, Facultad de Ciencias Biológicas, PUC, Chile
Dr. Miquel Arnedo, Instituto de Investigación de la Biodiversidad, Dpto. Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales, Universitat de Barcelona, España
Dr. Antonio Bréscovit, Lab. Especial de Coleções Zoológicas, Instituto Butantan, Brasil

Realizador audiovisual del proyecto: Marcelo Casacuberta, De la Raíz Films, Uruguay.
Fotos de la nota: Marcelo Casacuberta

Anuncios

El valor de comunicar la ciencia

Este año 2018 en el Instituto decidimos contribuir con la divulgación científica más allá de la generación de contenidos y la difusión del conocimiento que generamos: creímos que podíamos contribuir con la formación en comunicación científica, y así lo hicimos.

Realizamos la primera edición del Laboratorio de Comunicación Científica en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Montevideo, con el apoyo de varias instituciones (ANII, AUCI, RedPOP, OEI y UNESCO) y nos asombramos con la respuesta que obtuvimos:

Se inscribieron 105 personas y hubo más de 15 que llegaron tarde, incluso desde exterior. Como había cupo, solo 70 pudieron acceder a las clases. Procuramos entonces que los participantes constituyeran un grupo variado en experiencia, formación y profesión, ya que nuestro objetivo general apuntaba a generar incidencia social sobre la importancia de comunicar la ciencia.

Finalmente participaron investigadores, periodistas, docentes, y otros profesionales que enriquecieron las jornadas junto a los especialistas invitados. Durante 12 horas repartidas en 3 mañanas, intercambiamos conceptos, enfoques y metodologías para comunicar la ciencia, y también, para pensar en esta área de trabajo que cada vez toma más relevancia.

Cuando convocamos al curso creímos necesario fundamentar la propuesta y aclarar algunos nociones básicas. Compartimos debajo esta aproximación para seguir contribuyendo con la cultura científica, tan importante para el desarrollo humano y las naciones que lo sustentan.

>

¿Qué es la comunicación científica  y por qué es importante comunicar la ciencia?
Laboratorio de Comunicación Científica. Mayo de 2018

La comunicación científica en su concepción más amplia es un campo de estudio en las ciencias sociales y un área de desempeño profesional que cada vez toma más relevancia. Abarca desde dar a conocer los resultados de una investigación, divulgar conocimientos relevantes a nivel sanitario, ambiental o social, hasta incluir a la ciudadanía en los procesos de creación del conocimiento.

En un mundo gobernado por la comunicación digital y las redes sociales, comunicar la ciencia  ya es parte del proceso de validación, revisión y democratización del conocimiento. En paralelo, es una actividad promovida cada vez con más fuerza en los países desarrollados, incluso como parte obligatoria de los proyectos de investigación que son financiados.

La ciencia es una parte fundamental de la vida moderna, mientras las sociedades basadas en el conocimiento aumentan sus niveles de desarrollo, y mejoran su calidad de vida. Es además,  el fruto de una forma de conocer el mundo que promueve el pensamiento crítico y nos brinda herramientas frente a la incertidumbre.

De aquí la importancia de popularizar la ciencia: para democratizar la información y acercar el conocimiento a un público amplio, tendiendo puentes entre la comunidad científica y la ciudadanía; y la necesidad de implementar estrategias de comunicación de los nuevos conocimientos y sus posibles aplicaciones, así como sus implicancias éticas, culturales, económicas y políticas.

En este sentido, la comunicación científica no sólo debe transmitir los conocimientos científicos de manera que puedan ser entendidos por la mayor cantidad de personas posibles, sino también facilitar procesos que permitan su apropiación social.

Para los investigadores, formarse y ser protagonistas en esta área comienza a ser un aspecto no solo valorado a nivel académico, sino también exigido. En paralelo, conlleva beneficios a nivel profesional y personal, a la vez que  fortalece a las instituciones donde trabajan.

El contacto con el público, su forma de percibir la ciencia, enriquece el propio hacer del científico. Y cuando una institución que hace investigación difunde su trabajo, mejora su reputación, su aceptación social, y por ende, sus posibilidades de financiamiento.

Por eso es fundamental que sean los propios científicos quienes se involucren en la comunicación de forma adecuada, no improvisada, para poder participar de estos beneficios en ambas direcciones. Esto exige una formación específica, con el apoyo de profesionales especializados como los periodistas, comunicadores y divulgadores de trayectoria. Es también importante y complementario, generar espacios de reflexión e intercambio de saberes entre todos los actores de los ámbitos científico, tecnológico y de innovación.

Pueden encontrar este texto con su respectiva bibliografía en este enlace.

IIBCE obtiene financiación para actualizar 4 equipos de investigación

Es una alegría compartir con ustedes que hemos logrado el apoyo financiero de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación para mejorar 4 grandes equipos de nuestro Instituto. Este apoyo se enmarca en un programa de la ANII que busca contribuir con el desempeño y la calidad de la investigación nacional. Se trata de actualizar equipos que en el caso del IIBCE además, brindan servicios importantes a la sociedad en áreas como la salud, el comercio, la industria alimentaria, agrícola y ganadera, entre otras.

Con este nuevo hito se consolida la política institucional del IIBCE focalizada en la adquisición y mejora de tecnología de primer nivel en sus plataformas. Los grandes equipos que podremos a punto se vinculan con nuestras siguientes plataformas: Microscopía de Fuerza Atómica,  Microscopía Láser Confocal de alta resolución, Secuenciación Masiva y la de Química Analítica.

Estas mejoras se suman a la adquisición de un nuevo Citómetro en la plataforma de Clasificación Celular y Citometría de Flujo, así como la de un nuevo Microscopio Confocal incorporado hace 2 años.

IIBCE incorpora un nuevo instrumental científico con características únicas en el país

El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable acaba de poner en funcionamiento un nuevo citómetro y clasificador en flujo, instalado en el Servicio de Citometría de Flujo y Clasificación Celular (SECIF). Se trata de una plataforma tecnológica de apoyo a la investigación pionera en Uruguay en incorporar la clasificación celular en flujo, que permite analizar y clasificar poblaciones de células o partículas subcelulares a alta velocidad. Sus prestaciones pueden aprovecharse en áreas de investigación tanto básicas como aplicadas, así como en instituciones o empresas públicas y privadas.

Recientemente, este servicio ha incorporado un citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter). Esto ha sido posible gracias al proyecto “Detección, análisis y clasificación en flujo a escala nanométrica: Aplicaciones a nivel biológico, biotecnológico, ambiental e industrial”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y el IIBCE en la convocatoria 2016 para la compra de grandes equipos. A su vez, el proyecto cuenta el apoyo del Programa de Desarrollo de Ciencias Básicas (PEDECIBA). El nuevo equipo permite la detección, análisis y clasificación de partículas muy pequeñas empleando citometría de flujo de alta resolución para investigación, desarrollo e innovación en biología, biotecnología, ambiente e industria.

La citometría de flujo es una herramienta que ha experimentado un impulso notable en los últimos años por su rapidez, reproducibilidad, fortaleza estadística y, en varias aplicaciones, por la posibilidad de clasificar células de interés con altísima pureza. El equipo que acabamos de incorporar al Instituto, es capaz de analizar y clasificar en simultáneo partículas de tamaños muy variables, en un rango que entre 0.2 micras (un milímetro dividido por 5000) y 40 micras (un milímetro dividido por 25). Esto es posible por su diseño novedoso que incluye 2 detectores para las señales de tamaño. De este modo, un detector puede optimizarse para visualizar las partículas pequeñas (por ej. las de 0.2 micras) y el otro para las partículas o células de mayor tamaño (por ej. las de 40 micras). Además, el nuevo citómetro de flujo puede analizar 100.000 partículas por segundo y clasificar unas 70.000 por segundo hasta en 6 vías paralelas.

Citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter)

Citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter)

Otra prestación es que permite clasificar células de interés con un grado de pureza igual o mayor a 99%, aún en casos de análisis donde la concentración del material a clasificar es menor a 1%. Esto posibilita una amplia gamma de análisis posteriores y habilita la realización de estudios de material genético y proteínas, por citar algunos ejemplos.

La gran versatilidad y potencialidad del nuevo citómetro combinada con sus características únicas en el país, posibilitará su incorporación a múltiples líneas de investigación fundamental tanto del IIBCE como de otras instituciones académicas. En paralelo, abrirá las puertas para el desarrollo de aplicaciones biotecnológicas de interés en el sector productivo, industrial y de servicios a terceros, incluso sociales.

Es un orgullo y una gran alegría entonces presentarles este poderoso equipamiento científico. Celebramos el nuevo citómetro también invitando a todos los interesados en conocerlo a contactar directamente con el coordinador de la plataforma SECIF, Dr. Gustavo Folle (gfolle@iibce.edu.uy) y el técnico especialista, Mag. Federico Santiñaque (fsantinaque@iibce.edu.uy).

Mundo Inquieto, una serie de ficción sobre ciencia

El 23 de mayo celebramos el 124 aniversario de Clemente Estable, nuestro fundador. Maestro, curioso por naturaleza, meticuloso y apasionado por explorar y conocer el mundo, marcó una época en nuestro país y a varias generaciones de estudiantes e investigadores, con su aproximación a la realidad -y la enseñanza- centrada en la observación y la indagación.

Clemente Estable tenía muy claro que observar, hacernos preguntas y crear suposiciones sobre qué puede estar pasando, es la base de la investigación científica. Suponer basándonos en la observación, nos permite crear una hipótesis para poner a prueba mediante experimentos.

Este proceso es el hilo conductor de la serie Mundo Inquieto, protagonizada por niños y niñas aventurados a hacer ciencia, al menos por un día.

Varios de los creadores de la serie Mundo Inquieto, en el día del preestreno.

Varios de los creadores de la serie Mundo Inquieto, en el día del preestreno.

El 23 de mayo preestrenamos la serie a sala llena y ya estamos preparando el estreno. Han sido varios meses de trabajo intenso sobre un legado compartido y muy vigente de Estable: la convicción que desde el ámbito académico podemos y debemos contribuir a la educación científica. Y es más que una convicción, es un compromiso y un objetivo ambicioso, a largo plazo, por el que hemos creado estos cortometrajes.

Mundo Inquieto y otros materiales de divulgación forman parte de un conjunto de contenidos que hemos cosechado a lo largo de los últimos años que pretendemos brindar a toda sociedad, en especial al sector educativo, como herramientas didácticas.

Compartimos con ustedes algunas notas e imágenes sobre el preesteno y un tráiler de la serie. Pronto publicaremos novedades. 

Laura Quintana, coordinadora de la comisión divulgación del Instituto, nos contó cómo fue el proceso de creación de los cortos en conjunto con la productora Da La Raíz Films y la asesora audiovisual Cecilia Gónzález.

Rocío Ramírez Paulino @rRo12
Comunicación y Divulgación Científica – IIBCE

Cluster Locator, una herramienta en línea para para analizar y visualizar el agrupamiento de genes

Hace pocos días, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE presentaron esta herramienta en “Bioinformatics”, la revista más importante del área.

Compartimos un resumen de este logro institucional, que además beneficiará a la comunidad académica nivel internacional.

Determinar las funciones biológicas de los genes o de las proteínas que estos codifican, es uno de los principales objetivos de la biología moderna, ya que es clave para entender el proceso de la vida a nivel molecular. Además de su interés científico, también es fundamental para todas las actividades cuyos productos y servicios involucran conocimiento y capacidad de control sobre los procesos biológicos y los seres vivos, como por ejemplo la producción de alimentos o el desarrollo de nuevos medicamentos. Sin embargo, la función de la mayoría de los genes aún es desconocida y además, como muchos genes poseen varias funciones, es muy probable que muchos de los genes que ya tienen alguna función asignada, posean otras por descubrir.

Actualmente, existen nuevas tecnologías que permiten obtener cantidades enormes de datos sobre cómo se expresan nuestros genes en diversas condiciones. Sin embargo, establecer experimentalmente las funciones biológicas de los genes insume mucho tiempo y dinero. En este contexto, la predicción computacional de funciones génicas ha cobrado suma relevancia.

Estas predicciones tienen la enorme ventaja de dirigir la experimentación a listas de genes con alta probabilidad de ser necesarios para una función biológica particular, ahorrando tiempo y recursos. Los métodos de predicción de función génica que obtienen los mejores resultados utilizan técnicas de inteligencia artificial, en particular, del aprendizaje automático (machine learning). Estos métodos son capaces de aprender a reconocer cuándo es muy probable que un gen tenga cierta función biológica a partir de algunas de sus características.

Desde hace un tiempo, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE comenzaron a investigar la posibilidad de entrenar algoritmos de aprendizaje automático para predecir nuevas funciones de genes a partir de sus ubicaciones relativas en el genoma.  Con ese objetivo y en colaboración con investigadores del País Vasco, desarrollaron “Cluster Locator”, una herramienta de análisis computacional que permite analizar estadísticamente la distribución en el genoma de una lista de genes provista por el usuario.

¿Cómo funciona?

Una vez que se especifica la lista de genes que se desea analizar, Cluster Locator determina la cantidad, el tamaño y la ubicación de todos los agrupamientos de genes (clusters). La herramienta también realiza un análisis estadístico de los resultados, que permite estimar cuán significativos son o, si por el contrario, el azar podría arrojar resultados similares. La herramienta permite además visualizar un esquema de la distribución  los genes de la lista en el genoma. Más allá de la gran importancia que tendrá para las futuras investigaciones del Departamento, Cluster Locator puede ser muy útil para otros investigadores con otras líneas de investigación, por eso sus desarrolladores decidieron que estuviera disponible en línea en forma gratuita. Hace pocos días, el grupo de investigación mencionado presentó esta herramienta en un artículo* publicado por “Bioinformatics”, la revista más importante del área.

La herramineta está disponible aquí: http://clusterlocator.bnd.edu.uy/

El artículo está disponible aquí: https://academic.oup.com/bioinformatics/advance-article/doi/10.1093/bioinformatics/bty336/4986419?guestAccessKey=0912248b-3c43-4ace-b28a-6fd6bc5ec152

*Cluster Locator, online analysis and visualization of gene clustering. Flavio Pazos Obregón, Pablo Soto, José Luis Lavín, Ana Rosa Cortázar, Rosa Barrio, Ana María Aransay, Rafael Cantera

Por consultas pueden escribirle a Flavio Pazos fpazos@iibce.edu.uy, Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE.

Hacia la equidad: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas

Desde el 2016, como parte de las políticas de género que estamos implementando en el Instituto, formamos parte de la Mesa Interinstitucional de Mujeres en Ciencia, Tecnología, e Innovación*. Este grupo de trabajo es coordinado por la Asesoría en Género de la Oficina y Planeamiento y Presupuesto y se conformó el mismo año en el marco del Proyecto Internacional SAGA-UNESCO.

Derribando barreras: por más mujeres en las áreas STEM (2018)

En este mes de la Mujer, dedicado a promover la igualdad de oportunidades en la ciudadanía, nos complace divulgar el siguiente comunicado de la Mesa:

Compartimos además, un documento de trabajo que muestra la situación de las mujeres en las áreas de estudio y trabajo denominadas STEM (por sus siglas en inglés: science, technology, engineering and mathematics; ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Este trabajo muestra la participación desigual de mujeres y hombres en estas áreas; de ahí que desde la Mesa, trabajemos por visibilizar y revertir esta situación

Enlace al documento

Lecturas relacionadas:
Mujeres en ciencia, tecnología, e innovación, un problema de justicia
Género ConCiencia UYCheck

*La Mesa Interinstitucional de Mujeres en Ciencia, Tecnología, e Innovación está integrada por: Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (CODICEN ANEP), la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Udelar (CSIC), la Facultad de Ingeniería de la UdelaR (FING), el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), el Plan Ceibal, el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) el Programa de Desarrollo en Ciencias Básicas (PEDECIBA), el Instituto Nacional de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social (INMUJERES) y la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC).

 

Rocío Ramírez Paulino @rRo12
Comunicación y Divulgación Científica – IIBCE