Nuestro artículo en “Biology Open”, el más leído en agosto :)

Nuestro artículo en la revista Biology Open, de la organización sin fines de lucro de biólogos Company of Biologists fue el más leído del mes agosto. Les contamos de qué trata esta publicación.

Existen algunos factores ambientales, como la disponibilidad de oxígeno, que funcionan como señales externas que regulan el mantenimiento y la diferenciación de las células madre en el cerebro.

En este trabajo, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del Instituto y la Universidad de Friburgo en Suiza, observaron que la distancia entre una célula y la tráquea (tubo del sistema respiratorio de los insectos) más cercana, es un buen predictor del estado hipóxico (falta de oxígeno) de esa célula. 

Para ello utilizaron un biosensor, es decir, un sensor biológico que consiste en una proteína fluorescente modificada genéticamente para monitorear el estado hipóxico de las células neurales en el cerebro larvario de la mosca de la fruta Drosophila melanogaster.

Figura 1. La imagen muestra un hemisferio del cerebro de la larva de mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) donde se identifican dos grandes regiones, el cerebro central (CB) y el lóbulo óptico (OL). Sobre él se muestra un mapa de todas las células del cerebro de la larva (se muestra un único plano, de cientos) y su relación con los tubos respiratorios (traqueolas, líneas grises). Cada celula tiene un codigo de color obtenido con el biosensor, donde los colores mas oscuros, (azul, violeta, rojo) representan menos hipoxia (más oxígeno), y colores hacia el amarillo-blanco más hipoxia (menos oxigeno). En la imagen se observa que las células más cercanas a las traqueolas son menos hipóxicas, y viceversa.

El hallazgo, por increíble que parezca, representa por primera vez la demostración experimental de algo que los biólogos han dado por sentado por más de 300 años, desde que  el biólogo Marcello Malpighi propuso que las traqueolas constituían el sistema respiratorio de los insectos. Hasta hoy, prácticamente no existía evidencia experimental directa de que el oxígeno, y otros gases, difundieran desde la cavidad de las traqueolas a las células de los tejidos circundantes.

Hay más. Este biosensor es muy específico y permite ver los niveles de hipoxia en cada región del cerebro y en cada tipo celular.  Puntualmente, en esta investigación se observaron diferentes niveles de hipoxia en las células madre  ubicadas entre el cerebro central y el lóbulo óptico a lo largo del desarrollo del cerebro de las larvas. El resultado: las células madre neurales en ambas regiones mostraron ser más hipóxicas que las células que se encontraban más diferenciadas, en etapas avanzadas del desarrollo. 

Figura 2. En el panel de la izquierda se muestra un mapa de los neuroblastos (Nb), un tipo de células madre, y a la derecha de las neuronas (Neu). Igual que en la figura 1, cada celula tiene un codigo de color obtenido con el biosensor.

Esto se debe probablemente a que durante la evolución ha resultado favorable seleccionar ambientes protegidos del daño oxidativo que normalmente causa el oxígeno a nivel celular. 

Esta publicación representa un avance en la búsqueda del conocimiento fundamental como elemento de la cultura, para entendernos a nosotros mismos y el mundo que nos rodea, pero también,  por ejemplo, para pensar en un futuro con medicina regenerativa . Para esto necesitamos conocer cómo funcionan y qué rol juegan en el desarrollo cerebral  los llamados “nichos de células madre” dentro del sistema nervioso, donde las células madre se diferencian en células neurales.

De este trabajo surgen además muchas preguntas interesantes, que sin duda abrirán la puerta para muchos descubrimientos por venir. En definitiva, como dijo el Premio Nobel Albert Szent-Györgyi: “Descubrir es ver lo que todos han visto, y pensar lo que nadie ha pensado”.

///

Imágenes tomadas por Martin Baccino-Calace, Daniel Prieto, Rafael Cantera, Boris Egger, Compartment and cell-type specific hypoxia responses in the developing Drosophila brain,

Biology Open 2020 9: bio053629 doi: 10.1242/bio.053629

© 2020. Publicado por The Company of Biologists Ltd bajo licencia CC-BY 4,0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0

Proyecto Cerebro Latinoamericano:  La Iniciativa LATBrain 

El fin de semana del 31 de agosto y 1º de setiembre de 2019 será el puntapié para el desarrollo del Proyecto Cerebro Latinoamericano (Iniciativa LATBrain), cuando se celebre el LATBrain Meeting en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), en Montevideo, Uruguay.

El objetivo principal de esta Iniciativa, organizada por la Comisión Directiva de laSociedad de Neurociencias del Uruguay, será fomentar la cooperación entre los neurocientíficos de la región en torno al Proyecto Cerebro Latinoamericano, un emprendimiento común en el área de las Neurociencias. Otros cometidos serán la formación de recursos humanos, la divulgación de los conocimientos y la promoción del apoyo a la investigación en Neurociencias.

Esta nueva Iniciativa Cerebro espera contribuir al avance de la Neurociencia Latinoamericana en igualdad de condiciones con las otras Iniciativas existentes; es decir, posicionar al LATBrain en el mapa mundial de las Iniciativas Cerebro en laInternational Brain Initiative.

Imagen que muestra las Iniciativas Cerebro en todo el mundo.

Mapa del mundo indicando iniciativas cerebro y programas relacionados

El primer encuentro LATBrain contará con la participación de neurocientíficos que lideran Iniciativas Cerebro en otras regiones del mundo y representantes latinoamericanos que expondrán sobre el estado del arte de las Neurociencias en la región, y se realizará en paralelo con la segunda edición del Curso de Postgrado IBRO-LARC/PEDECIBA “Brain and Mind Evolution”, que congrega a neurocientíficos destacados y especialistas en varias disciplinas como psicología, psiquiatría, filosofía, artes plásticas, ingeniería e inteligencia artificial.

 

INSCRIPCIONES 

Los investigadores que estén interesados en participar podrán inscribirse enviando un correo electrónico a latbrainmeeting@gmail.com indicando filiación institucional.

Más información sobre la convocatoria aquí

Los niños que cuentan ciencia. Mucho más que divulgación científica

Desde sus orígenes el Instituto Estable ha estado ligado al sistema educativo, y ha sido un promotor incansable de la importancia de una educación científica, basada en la indagación y en la curiosidad y la capacidad innatas de las niñas y niños, por descubrir el conocimiento.

Este vínculo continúa y es más fuerte que nunca, a través de distintas iniciativas de apoyo a la Educación en Ciencias estamos llevando adelante en el IIBCE. Una de ellas es el proyecto Los niños que cuentan ciencia”, una idea que nació en 2016, comenzó a gestarse en 2017 y hoy se está desarrollando en el interior del país.

Podés seguir todos los avances del proyecto en su página de Facebook.

Compartimos una nota sobre la evolución del proyecto escrita por los investigadores que lo llevan adelante.

¿Cómo surge el proyecto?

En el año 2015 surge un llamado a proyectos de popularización de la ciencia y la tecnología, financiados por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), y nace la idea de  “Los niños que cuentan ciencia”. Como investigadores del IIBCE tenemos un compromiso con la educación y la popularización de la ciencia, y en nuestra experiencia sabemos que existe un gran entusiasmo por el mundo de la ciencia pero también existen mitos y miedos basados en conceptos erróneos. Dado que recibimos visitas escolares y liceales anualmente también sabíamos en aquel entonces que los visitantes aprendían e incorporaban conocimientos nuevos pero mantenían muchos mitos referidos a los diferentes organismos. Por eso nuestra propuesta tuvo como objetivo desmitificar y derribar estos preconceptos, y acercar ciencia de calidad y con claridad al aula escolar de forma cotidiana.

Lo novedoso de este proyecto es que planteamos la participación de los niños como generadores y dispersores del conocimiento científico entre sus pares, mediante la generación de contenidos.

Durante el año 2016, trabajamos con 4 grupos de sexto año guiando y acompañando a los niños en el proceso de conocer, cuestionar y apreciar las ciencias de la vida. Los niños experimentaron la ciencia en el aula y en el laboratorio participando de varios talleres que también incluyeron juegos, actuación, narración, etc, de manera de derribar los miedos y preconceptos detectados y favorecer la incorporación de conceptos certeros. Estos niños compartieron su experiencia plasmándola en una miniserie de cortometrajes realizados junto con la productora audiovisual “La Casa del Árbol” donde realizaron la escenografía, el guion, el vestuario, manejaron las cámaras y el audio, y transmitieron de esta forma los conocimientos que habían adquirido.

¡Continúa!

Si bien en un inicio sabíamos que el proyecto tenía una fecha de inicio y una fecha de finalización, en el transcurso del mismo nos dimos cuenta que los niños disfrutaron enormemente de la instancia, que se logró el objetivo de desmitificar conceptos erróneos respecto a la ciencia y que se generó material educativo de calidad, fácil difusión y con un gran potencial en la popularización de la ciencia. Es así que estamos desarrollando en colaboración con la biblioteca de Plan Ceibal, una plataforma electrónica interactiva de manera que el material esté disponible y llegue a todas las escuelas del país. Completamos la miniserie con fichas técnicas de contenidos para cada cortometraje que sirvan de guía a los docentes de cómo pueden ser utilizados en el aula como punto de partida para trabajar distintas temáticas científicas. Esperamos que en breve esté disponible para que todos los niños puedan disfrutar de los cortometrajes y aprender con ellos.

Con la idea de continuar este proyecto es que nos comunicamos con varias empresas solicitando financiación a través de donaciones para realizar una nueva miniserie que se pudiera sumar al material generado en el 2016. Con el financiamiento del Banco de Seguros del Estado (BSE) actualmente estamos trabajando con el grupo de quinto año de la escuela N° 123 de Los cerrillos (Canelones). En esta oportunidad, la propuesta es trabajar de forma integrada las 4 temáticas en una misma clase y generar un cortometraje único relacionado a la conservación de la biodiversidad y el medio ambiente.

Las temáticas biológicas que se trabajan

Desde un inicio planteamos un proyecto Institucional que abarcara las distintas áreas de la ciencia que se investigan en nuestro instituto. Trabajamos en temáticas muy variadas, que van desde la microbiología a los grandes mamíferos nativos, desde las arañas a las neuronas. Puntualmente abarcamos las 4 Divisiones Institucionales: Neurociencias, Ciencias Microbiológicas, Genética y Biología Molecular, y la División en formación de Ecología y Biología Evolutiva.

En 2018 continuamos trabajando y en esta nueva instancia generaremos un cortometraje único que integre las distintas temáticas que estamos trabajando. La idea es que podamos cerrar el 2018 con el lanzamiento de este nuevo cortometraje. Tenemos planeadas varias instancias de presentación de la nueva edición. Una sera en la localidad de Los Cerrillos donde los niños, sus familiares y el pueblo podrán ver el cortometraje; otra instancia sera en la ciudad de Canelones de forma de hacerlo extensivo al Departamento y finalmente creemos importante exponerlo en Montevideo. Obviamente una vez finalizado también estará disponible en todos nuestros canales de difusión.

La difusión

A fines del 2016 presentamos la miniserie en Cinemateca Carnelli con la participacion de todos los ninos y sus familiares.  Durante el 2017 hemos participado de diferentes eventos culturales y sociales donde los cortometrajes han sido expuestos, como  el “Ciclo de cine al aire libre” en el Jardín Botánico, el festival 7° Festival de Cine Infantil “Ojo al Piojo” en Rosario, Argentina, el IIBCE abierto enmarcado en el día del patrimonio,  la casa de la Cultura de Treinta y Tres en actividades realizadas por el día del libro, así como el Encuentro Nacional de Clubes de Ciencia donde tenemos un premio exclusivo para los grupos ganadores. Ademas, varias integrantes del grupo han activamente realizado entrevistas en programas de televisión como “Buen día Uruguay”, “La mañana en casa”, “Informe capital”, así como entrevistas en programas de radio tales como “Transformaciones” y “Sobre Ciencia” entre otros. También hemos podido presentar el proyecto y sus resultados en eventos académicos como las I Jornadas científicas Profesor Clemente Estable en Uruguay, en el V Congreso Latinoamericano de Aracnología en Brasil, en diciembre este año lo presentaremos en el V Congreso Uruuayo de Zoología y en febrero 2019 estaremos exponiendo nuestro trabajo en el 21th International Congress of Arachnology en Nueva Zelanda.

Este año contamos con el gran apoyo de Silvina Cortes que se está encargando de darle al proyecto la difusión que se merece. Tenemos página web en Facebook (@los niños que cuentan ciencia),  Youtube (Serie los niños que cuentan ciencia) e Instagram (cuentan ciencia).

El equipo de trabajo

Actualmente el grupo de trabajo está conformado por 12 investigadores de las 4 Divisiones Institucionales:
Genética y Biología Molecular: Natalia Mannise y Yanina Leone trabajando en conservacion de mamíferos nativos
División en formación de Ecología y Biología Evolutiva: María José Albo, Laura Montes de Oca, Camila Pavon y Mauro Martínez  trabajando en la temática ecologáa, comportamiento y evolución en arañas.
Ciencias Microbiológicas: Vanesa Amarelle, Cecilia Taulé y Diego Roldán  trabajando en la temática bacterias.
Neurocencias: Marcela Martínez, Florencia Arredondo y Victoria Boix trabajando en moleculas de plantas nativas y su efecto en el sistema nervioso.

Cluster Locator, una herramienta en línea para para analizar y visualizar el agrupamiento de genes

Hace pocos días, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE presentaron esta herramienta en “Bioinformatics”, la revista más importante del área.

Compartimos un resumen de este logro institucional, que además beneficiará a la comunidad académica nivel internacional.

Determinar las funciones biológicas de los genes o de las proteínas que estos codifican, es uno de los principales objetivos de la biología moderna, ya que es clave para entender el proceso de la vida a nivel molecular. Además de su interés científico, también es fundamental para todas las actividades cuyos productos y servicios involucran conocimiento y capacidad de control sobre los procesos biológicos y los seres vivos, como por ejemplo la producción de alimentos o el desarrollo de nuevos medicamentos. Sin embargo, la función de la mayoría de los genes aún es desconocida y además, como muchos genes poseen varias funciones, es muy probable que muchos de los genes que ya tienen alguna función asignada, posean otras por descubrir.

Actualmente, existen nuevas tecnologías que permiten obtener cantidades enormes de datos sobre cómo se expresan nuestros genes en diversas condiciones. Sin embargo, establecer experimentalmente las funciones biológicas de los genes insume mucho tiempo y dinero. En este contexto, la predicción computacional de funciones génicas ha cobrado suma relevancia.

Estas predicciones tienen la enorme ventaja de dirigir la experimentación a listas de genes con alta probabilidad de ser necesarios para una función biológica particular, ahorrando tiempo y recursos. Los métodos de predicción de función génica que obtienen los mejores resultados utilizan técnicas de inteligencia artificial, en particular, del aprendizaje automático (machine learning). Estos métodos son capaces de aprender a reconocer cuándo es muy probable que un gen tenga cierta función biológica a partir de algunas de sus características.

Desde hace un tiempo, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE comenzaron a investigar la posibilidad de entrenar algoritmos de aprendizaje automático para predecir nuevas funciones de genes a partir de sus ubicaciones relativas en el genoma.  Con ese objetivo y en colaboración con investigadores del País Vasco, desarrollaron “Cluster Locator”, una herramienta de análisis computacional que permite analizar estadísticamente la distribución en el genoma de una lista de genes provista por el usuario.

¿Cómo funciona?

Una vez que se especifica la lista de genes que se desea analizar, Cluster Locator determina la cantidad, el tamaño y la ubicación de todos los agrupamientos de genes (clusters). La herramienta también realiza un análisis estadístico de los resultados, que permite estimar cuán significativos son o, si por el contrario, el azar podría arrojar resultados similares. La herramienta permite además visualizar un esquema de la distribución  los genes de la lista en el genoma. Más allá de la gran importancia que tendrá para las futuras investigaciones del Departamento, Cluster Locator puede ser muy útil para otros investigadores con otras líneas de investigación, por eso sus desarrolladores decidieron que estuviera disponible en línea en forma gratuita. Hace pocos días, el grupo de investigación mencionado presentó esta herramienta en un artículo* publicado por “Bioinformatics”, la revista más importante del área.

La herramineta está disponible aquí: http://clusterlocator.bnd.edu.uy/

El artículo está disponible aquí: https://academic.oup.com/bioinformatics/advance-article/doi/10.1093/bioinformatics/bty336/4986419?guestAccessKey=0912248b-3c43-4ace-b28a-6fd6bc5ec152

*Cluster Locator, online analysis and visualization of gene clustering. Flavio Pazos Obregón, Pablo Soto, José Luis Lavín, Ana Rosa Cortázar, Rosa Barrio, Ana María Aransay, Rafael Cantera

Por consultas pueden escribirle a Flavio Pazos fpazos@iibce.edu.uy, Departamento de Biología del Neurodesarrollo del IIBCE.

El microscopio mágico

Luego de un 2017 muy productivo, pleno de festejos y reconocimientos por nuestro 90 años, en el 2018 tenemos una muy buena noticia para continuar celebrando:

El Instituto acaba de obtener financiación para ejecutar un proyecto vinculado a la Educación, que busca estimular el aprendizaje en el área científica a través de la exploración del mundo microscópico. La propuesta es una de las cinco que serán financiadas luego de haberse presentado al llamado del Fondo Sectorial “Inclusión Digital: Educación con nuevos horizontes” de la ANII.

Coordinado por la Dra. Alejandra Kun del Departamento de Proteínas y ácidos Nucleicos del IIBCE, cuenta con la participación de investigadores, docentes y profesionales de las Facultades de Ingeniería, Ciencias, Medicina y Veterinaria, y del Centro GEN, de Artes y Ciencias.

“El microscopio mágico” será una herramienta informática para estimular el aprendizaje en el área científica y promover una pedagogía establiana, basada en la inclinación natural de los niños hacia la observación, la interrogación y la experimentación. Esta pedagogía fue plasmada en el Plan de Pedagogía Causal de 1931, conocido como el Plan Estable en honor a su creador, el Maestro Clemente Estable. Fue incluso puesta en práctica en varias escuelas públicas del país (Nº 12, Nº70, Escuela Experimental de Malvín, entre otras), durante períodos variables de tiempo entre 1940 y 1980.

El proyecto “El microscopio mágico” se pondrá a prueba en forma piloto en 6 escuelas, 3 rurales y 3 del área metropolitana. En una segunda etapa se extenderá a un número mayor de 30 esceulas aproximadamente. Para ello cuenta con el apoyo de un importante número de docentes con quienes hemos trabajado e intercambiado experiencias de trabajo en torno al Plan Estable.

Se trata de una interfase conectada a la Red Ceibal, donde los estudiantes accederán a un microscopio virtual y encontrarán un repositorio de imágenes originales con diferentes niveles de aumento. A partir de estas microfotografías y con diferentes recursos que permitan el ensayo y el error (como cambiar el foco o la magnificación del microscopio), los niños podrán jugar y aprender al mismo tiempo.  

Todas las imágenes serán generadas en el proyecto con lupa y microscopio óptico, para explorar, con esta nueva herramienta, el acceso a un universo en otras dimensiones. En la plataforma de aprendizaje además, habrá contenidos relacionados con la práctica y las bases físicas de la “magia” del microscopio: la naturaleza de la luz, la historia de la microscopía o cómo preparar muestras para verlas al detalle.

Con este proyecto, desde el Instituto aspiramos a contribuir con el enfoque establiano que coloca al niño como centro, que busca desde su perspectiva una mirada sobre la naturaleza, y una forma de explorar sus incógnitas; rescatando el vínculo que devuelve a la ciencia su condición de arte, por su belleza y su búsqueda del bien.

 

Textos: Alejandra Kun y Rocío Ramírez @rRo12 (Comunicación y Divulgación Científica – IIBCE)

Eventos 2017_Simposio IIBCE-CUDIM

En el  marco  de  la  conmemoración  de  nuestros  90  años y en conjunto con el Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (CUDIM) celebraremos el “Primer Simposio IIBCE-CUDIM: Neurodegeneración y Cáncer”.

Será un evento en el que se analizarán los avances en el conocimiento sobre estas patologías de enorme relevancia sanitaria y social, y se expondrán las investigaciones realizadas integrando las capacidades humanas y las facilidades de ambas instituciones.

Además, se realizarán dos conferencias magistrales y una mesa sobre cooperación interinstitucional con actores relacionados a la ciencia, para articular sinergias y ampliar objetivos tendientes hacia el avance del conocimiento. Finalmente, cerraremos el simposio con un brindis.

Pueden acceder al programa en este enlace.

La entrada es libre y gratuita, previa inscripción por correo_ simposioestablecudim@gmail.com.
Se entregará certificado de asistencia.

Primeras Jornadas de Investigación Científica “Profesor Clemente Estable”

En el marco de los festejos por los 90 años del Instituto, el 26 y 27 de septiembre celebraremos las Primeras Jornadas de Investigación Científica “Profesor Clemente Estable”.

Queremos difundir las investigaciones que estamos desarrollando. Por eso, presentaremos trabajos seleccionados de investigadores Grado 1, Grado 2 y postdoctorados en 4 mesas redondas, una por cada División del IIBCE: Ciencias Microbiológicas, Genética y Biología Molecular, Neurociencias, y Ecología y Biología Evolutiva. Otros trabajos serán presentados en formato póster.

Además, en las jornadas habrá dos conferencias magistrales y dos mesas redondas para discutir temas vinculados al desarrollo y la promoción de la ciencia. Pueden acceder al programa en este enlace.

Primeras Jornadas Científicas Prof. Clemente Estable

Regenerar la médula espinal

IIBCE lidera un proyecto nuevo con una importante financiación internacional

Nuestro Instituto acaba de recibir financiación internacional de  la prestigiosa fundación Wings for Life Spinal Cord Research Foundation (WFL), para profundizar su investigación sobre la capacidad de autoreparación de la médula espinal.

La fundación WFL ha financiado más de 170 proyectos de investigación de punta a nivel internacional (la mayoría en Estados Unidos y Europa) para promover el conocimiento en distintos aspectos que promuevan el ambicioso objetivo de curar las lesiones espinales. El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable ha sido el primero en América Latina en recibir su reconocimiento, a través del financiamiento del proyecto Entendiendo la biología de las células madre endógenas para mejorar la auto-reparación de la médula espinal”.

Mapamundi de los países que han recibido financiación de WFL

Mapamundi de los países que han recibido financiación de WFL

Liderado por el Dr. Raúl Russo del Departamento de Neurofisiología Celular y Molecular de nuestro Instituto y destacado recientemente en el portal de la fundación, el proyecto contará con una financiación importante por 3 años. Es un orgullo para nosotros contarles un poco más sobre esta investigación llevada a cabo en un 100% por investigadores uruguayos.

Esquema general del proyecto de investigación sobre el potencial de auto-reparación de la médula espinal.La primera descripción de una lesión de la médula espinal, se encuentra en el papiro de Smith y se atribuye al médico egipcio Imothep en el siglo  XXVI aC. Imothep describió  diversos signos y síntomas de la lesión espinal concluyendo que es “una condición médica que no puede ser curada”. A pesar de los enormes avances de la medicina en muchos campos, la dura sentencia de Imothep sigue siendo válida en nuestros días. La lesión traumática de la médula espinal afecta a alrededor de 2,5 millones de personas en todo el mundo.  Es una lesión que limita en forma dramática la calidad de vida, pues provoca la pérdida de movilidad por debajo de la lesión (cuadriplejía o paraplejía) y el control de las funciones autonómicas.

Uno de los retos de la investigación biomédica es cambiar este panorama. Aunque la médula espinal de los mamíferos carece de la capacidad de autoreparación que poseen otros tejidos como el hígado o la piel, algunas células con características de células madre neurales, salen de su letargo en respuesta a una lesión traumática. Son células que se encuentran en una estructura de la médula espinal llamada canal central o epéndimo. Frente a una lesión en la médula espinal, estos progenitores se dividen generando nuevas células que migran hacia la lesión.

Las células derivadas del epéndimo parecen ser beneficiosas, pues producen factores de crecimiento que ayudan a las neuronas y sus prolongaciones alrededor de la lesión, a sobrevivir. Por lo tanto, optimizar la reacción del epéndimo frente a una lesión, es una estrategia prometedora para alcanzar una reparación endógena, es decir, generada por el propio organismo, para recuperar las funciones perdidas.

Esquema general del proyecto de investigación sobre el potencial de auto-reparación de la médula espinal.

Para alcanzar este objetivo, es vital comprender los mecanismos que regulan el comportamiento de las células madre progenitoras en el canal central. Es posible que la lesión reactive alguno de los programas genéticos vinculados al ensamblaje de la médula espinal durante el desarrollo embrionario. A su vez, la reacción de las células ependimarias y el destino de su progenie, estarían regulados por propiedades intrínsecas específicas y el “entorno químico” producido por el daño del tejido. En este sentido, el ATP, una molécula que además de almacenar energía funciona como transmisor de información en el sistema nervioso, se libera masivamente después de la lesión y es posible que sea un factor clave en la reactivación de las células madre  espinales.

El grupo de investigación que lleva adelante este proyecto en el IIBCE, aplica una aproximación multitécnica y utiliza modelos animales que permiten realizar el seguimiento de las células ependimarias y su descendencia después de una lesión. Combina el uso de la electrofisiología, la transcriptómica (en colaboración con el Dr. F. Álvarez de la Facultad de Ciencias, UdelaR), la inmunohistoquímica y la microscopía electrónica.

El objetivo a largo plazo es revelar pistas que sean útiles para manipular los progenitores espinales y así lograr una reacción más adaptativa a la lesión, que promueva la recuperación de las funciones perdidas.

Compartimos con Uds. también un video que ilustra parte de los conocimientos que llevaron a plantear este proyecto

El video muestra una célula progenitora que posee un proceso con un pie en contacto con la luz del canal central de la médula espinal (esquina inferior izquierda).
La célula está llena con Fluo4, un compuesto que aumenta su fluorescencia cuando aumenta la concentración de calcio intracelular. La secuencia comienza con una imagen que refleja la concentración de calcio en condiciones normales. Cuando se aplica BzATP -un compuesto químico que activa en forma selectiva los receptores para el ATP tipo P2X7-
cerca de la luz del canal, se genera una onda de calcio que se propaga hacia la parte distal del progenitor, invadiendo el cuerpo celular (el momento de la aplicación está indicado por la aparición de la leyenda “puff BzATP”). Esta señalización de calcio intracelular inducida por la activación de receptores P2X7 podría modificar la expresión de genes o estructuras sub-celulares que “activen” a los progenitores iniciando la reacción para reparar la médula espinal. En la escala de pseudocolor, el azul indica una concentración baja de calcio en tanto el amarillo-blanco indica una concentración alta.
Datos obtenidos por Nicolás Marichal.

 

Sobre Wings for Life– Spinal Cord Research Foundation

Fue fundada por el dos veces campeón del mundo de motocross Heinz Kinigadner y el fundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz. En 2003, Hannes Kinigadner -hijo de Heinz- tuvo un accidente trágico que le dejó tetraplégico (sin movilidad en los cuatro miembros). Movidos por la terrible lesión de Hannes, Kinigadner y Mateschitz invitaron a científicos de todo el mundo a reunirse en Salzburgo para discutir el problema. A partir de esta reunión se hizo evidente que, contrariamente a la opinión común, hay razones legítimas para creer que la lesión traumática de la médula espinal se pueda curar en un futuro no tan lejano. Los descubrimientos innovadores realizados por el Prof. Dr. Sam David en 1981 y por el Prof. Dr. Martin Schwab a principios de los años 90 mostraron que las células nerviosas lesionadas en la médula espinal tienen cierta capacidad de regenerarse después de tratamientos específicos. Kinigadner y Mateschitz se dieron cuenta de que la investigación científica sobre las lesiones de la médula espinal estaba insuficientemente financiada.  Esto los  llevó a crear la fundación Wings for Life, con el objetivo promover la investigación básica y clínica que lleve al desarrollo de nuevas terapéuticas para curar a las personas afectadas de lesiones espinales. Como reza una frase en el portal de la fundación “La cuestión no es si se encontrará un cura, sino sólo cuándo esto sucederá”.

Eventos 2017_ Escuela de Neuroquímica Avanzada

Los invitamos a conocer la próxima Escuela de Neuroquímica a realizarse en nuestro Instituto del 16 al 28 de octubre.  La temática 2017 es Patologías del Cerebro y Productos Naturales.
Pueden ver el programa preliminar en este enlace.

Afiche de la Escuela de Neuroquímica Avanzada, del 16 al 28 de octubre de 2017