Allocosa senex en su cueva

Aracnólogos del IIBCE lideran un proyecto internacional financiado por National Geographic Society

En las costas arenosas de Sudamérica habitan dos especies de arañas lobo que muestran características morfológicas y comportamentales únicas: las hembras son quienes salen a buscar pareja. También son quienes inician el cortejo, mientras los machos son sedentarios. Otra diferencia que presentan ante la mayoría de las arañas, es que los machos son más grandes que las hembras. A este fenómeno, conocido en varios grupos animales pero únicamente en estas 2 especies de arañas nativas, se le llama “inversión de roles sexuales”.

¿Cuáles son las causas de estas diferencias tan marcadas? Existen varias hipótesis, y algunas se pondrán a prueba en este nuevo proyecto de investigación, “Origin and evolution of sex role reversal in Allocosinae South American wolf spiders (Origen y evolución de la inversión de roles sexuales en arañas lobo Allocosinae de Sudamérica)”, financiado por , en el que participan investigadoras e investigadores de nuestro Instituto y otras instituciones de Latinoamérica y España.  

Allocosa senex!

Allocosa senex. Foto: Marcelo Casacuberta

Para ello realizarán excursiones a lugares seleccionados, en el intento de conocer mejor a la subfamilia Allocosinae, registrando e integrando datos de comportamiento, ecológicos, genéticos y taxonómicos (relativos a la clasificación de las especies).

Será un trabajo multidisciplinario e interinstitucional que buscará contribuir a la discusión sobre los factores que determinan el comportamiento sexual en las arañas desde un enfoque evolutivo.

El proyecto es además, uno de los pocos de esta categoría financiados para Uruguay por National Geographic. La Responsable es la Dra. Anita Aisenberg, Profesora titular de investigación del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva del IIBCE y los siguientes investigadores:

Dra. Leticia Bidegaray, Departamento de Biodiversidad y Genética, IIBCE
Dr. Miguel Simó, Sección Entomología, FCIEN, UdelaR
Msc. Álvaro Laborda, Sección Entomología, FCIEN, UdelaR (Estudiante Doctorado PEDECIBA)Msc. Rodrigo Postiglioni, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Doctorado PEDECIBA)
Dra. Andrea Albín, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Doctorado PEDECIBA)
Lic. Verónica Gonnet, Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante Maestría PEDECIBA)
Bach. Diego Cavassa, Departamento de Biodiversidad y Genética y Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, IIBCE (Estudiante de grado FCien, UdelaR)
Lic. Fedra Bollatti, Laboratorio de Biología Reproductiva y Evolución, F.C.E.F.N.,Universidad Nacional de Córdoba, Argentina (Estudiante Doctorado, CONICET)
Dr. Matías Izquierdo, Laboratorio de Biología Reproductiva y Evolución, F.C.E.F.N., Universidad Nacional de Córdoba, Argentina
Dr. Luis Piacentini, Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, Buenos Aires, Argentina
Dr. Patricio Pliscoff, Facultad de Ciencias Biológicas, PUC, Chile
Dr. Miquel Arnedo, Instituto de Investigación de la Biodiversidad, Dpto. Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales, Universitat de Barcelona, España
Dr. Antonio Bréscovit, Lab. Especial de Coleções Zoológicas, Instituto Butantan, Brasil

Realizador audiovisual del proyecto: Marcelo Casacuberta, De la Raíz Films, Uruguay.
Fotos de la nota: Marcelo Casacuberta

Anuncios

Curiosidades récord del IIBCE_ Las arañas más longevas del mundo  

Es muy probable que en el IIBCE, vivan las arañas más longevas del mundo. Se preguntarán cómo puede ser que sepamos esto. Fernando Costa, investigador del Laboratorio de Ecología, Etología y Evolución (LEEE) de nuestro Instituto y guardián de la vida de estos ejemplares, nos contó porqué.

“Estas dos arañas, si son las más viejas de Sudamérica, también son las más viejas del mundo” nos dijo. ¿Cómo está tan seguro?

Hay varios puntos que nos lo indican. Para empezar, el tamaño de una especie y su longevidad guardan una relación directa. Sabemos que en general, cuanto más grande es un animal, más tiempo vive, y que los seres vivos, en general, antes eran más grandes. Los antecesores de estas arañas eran artrópodos grandes que vivían en el periodo Carbonífero. La familia a la que pertenecen las arañas más grandes que conocemos, Theraphosidae, tarántulas o arañas pollito, es la que posee las especies más longevas.

Tienen un origen Gondwánico, de la época cuando Sudamérica estaba pegada con África, la India, Australia y Antártida; en esos continentes unidos estaban presentes las arañas pollito, que son las arañas más grandes conocidas y las que viven desde hace muchos años en el IIBCE.

La araña más longeva del mundo, Grammostola anthracina. Vive en el IIBCE y tiene 32 años.

Estas bichas, como le gusta nombrarlas coloquialmente a Fernando, son grandes y pesadas, peludas y con pelos urticantes en el abdomen. Mucha gente en Uruguay les dice tarántulas. Hasta hace poco había en el cerro de Montevideo, la capital del País.

“Son bichos que te encontrás en la naturaleza, tranquilos, que se pueden agarrar con la mano” aclara. Claro, si uno los molesta, largan los pelos urticantes, pero no son peligrosos. En Uruguay existe una araña más grande que las pollito, la Theraphosa blondii o tarántula goliat, pero no vive mucho, quizás por las condiciones cálidas donde habita.
Éste es el otro aspecto vinculado a la longevidad, el metabolismo. Si un ser vivo tiene un metabolismo muy alto, su organismo se desgasta más y vive menos. Con calor todo va más rápido. Como son ectotermos, el nivel metabólico de las arañas aumenta con la temperatura, pues su temperatura corporal varía con la del medio exterior.

En palabras de Fernando: “A diferencia de nosotros, que si estamos en el polo seguimos a 37 grados, ellos allá están a 27 grados bajo cero. Y si viven en un ambiente de 40 grados, están a 40 grados. Cada grado aumenta el 10% de su metabolismo, dentro de determinados límites. Son todo reacciones químicas.

Si subís 10 grados, el metabolismo aumenta el doble. Entonces un bicho que vive en un ambiente más cálido, que vive por ejemplo con una diferencia de 10 grados entre un ambiente y el otro, si en un medio vive 30 años, en el otro lugar más cálido vive 15.”

Fernando Costa, dibujado por un ex alumno.

Fernando Costa, dibujado por un ex alumno, Alejandro Sequeira.

Más curiosidades arácnidas
Es impactante saber otro motivo por el que Fernando se anima a decir que “sus pollito” son, casi con seguridad, las más viejas del mundo:

“El asunto de estos “bichos” y su edad es que la literatura es fragmentaria. No existen registros muy científicos de la vida de la arañas. “Cuando uno cría estos bichos es medio como mascota, no hace un criterio muy científico…
…y cuando uno se aviva de que el bicho es viejo, ya tiene incertidumbre de +/- 3, 4 años.” Las citas que hay, son de alguien que se comunicó personalmente, alguien que dijo que más o menos debe tener tal fecha. ¡Ah! Y las longevas son sólo las hembras; los machos viven pocos años como adultos.
La literatura científica nunca es precisa. No hay un diseño experimental para medir la edad de una de esas arañas, porque puede tardar 20, 30 años.”

Como ningún dato sobre la longevidad es muy confiable, podemos decir que los ejemplares que tenemos en el IIBCE son quizás los más longevos, pues nacieron aquí, y se anotó la fecha de su nacimiento. Son de la especie Grammostola anthracina (antes la llamábamos G. mollicoma) y son hijas de una madre que colectó Juan Blengini; vinieron en febrero del 83. Tienen 31 años*.

Hace muchos años, con otro aracnólogo Uruguayo, también Fernando, de apellido Pérez Miles, hicieron una revisión de lo que se sabía de la biología de las arañas del Uruguay. Ahí dieron datos indirectos de longevidad: varias arañas habían tardado unos 10 años en llegar a adultas y otras, capturadas ya adultas, habían vivido hasta 20 años. Estimaban entonces, que podían vivir hasta 30 años en cautividad.
Un detalle que no es menor:las longevas son sólo las hembras, los machos viven pocos años como adultos, un tema digno de otro artículo en el blog.

Así que tenemos arañas que viven muchísimo porque tenemos arañas grandes, y no tenemos una temperatura muy alta.

El otro ejemplar de Grammostola anthracina, fallecida en su última muda, justo cerca de cumplir sus 32 años de vida en cautiverio, en el IIBCE.

El otro ejemplar de Grammostola anthracina, fallecida en su última muda, justo cerca de cumplir sus 32 años de vida en cautiverio, en el IIBCE.

Las pollito y el sexo termocontrolado
Conversando con Fernando sobre el metabolismo, nos desayunamos que la temperatura también es crucial a la hora de estudiar el comportamiento sexual de las arañas.

“Nosotros que trabajamos en comportamiento, justamente, tenemos que tener mucho cuidado de ver la temperatura. Un comportamiento sexual, de cortejo, que normalmente tiene un ritmo, a otra temperatura, cambia la velocidad. La velocidad de movimiento cambia según la temperatura.”

Por eso hay bichos que en invierno están rígidos, quietos, en diapausa. Eso es una ventaja que tienen los homeotermos, pueden capturar ectotermos porque en invierno van despacito. Los humanos tenemos otro tipo de problemas, que implica mantener la temperatura. Si hace frío, tenemos que hacernos una pelota, achicar la relación superficie volumen…”

Siempre es fascinante conversar con alguien que ha dedicado una vida al estudio de las arañas, encontrando diferencias y similitudes con nuestra propia vida. Y también descubrir aplicaciones prácticas del conocimiento, como saber que el metabolismo acelera el movimiento de los insectos:

“Vos ves una mosca. En invierno casi la tocás sin que vuele. Cuando hace 30 grados, son un avión…
… cuando hace frío tengo que tirarles el manotazo bien de cerca, pero si el bicho está posado en verano, para darle, ¡tengo que calcular a dónde va a ir!

¡Gracias Fernando!

*A fines del 2015 una de las hermanas murió al mudar la piel; la otra sí mudó exitosamente, ya come y es posible que viva sin problemas 2 ó 3 años más.