Calidad del agua. Conocimiento y formación

IIBCE investiga y forma investigadores. Una forma de mostrarlo, es compartir este informe, un curso de posgrado cuyos resultados incluyen propuestas para la gestión del agua. El conocimiento generado se centra en el recurso agua como objeto de conservación y manejo. Busca a su vez, que la toma de medidas se base en la evidencia.

En palabras de la docente e investigadora del IIBCE Claudia Piccini:

Esta publicación resume la información obtenida del curso de posgrado PEDECIBA “Respuesta de los Ecosistemas Acuáticos a Impactos Antropogénicos” dictado en 2016. El curso se centró en la cuenca del arroyo Carrasco e involucró un estudio social y económico de la misma, así como la determinación y análisis de diversos parámetros indicadores de contaminación del agua. Una vez evaluados los resultados obtenidos se realizó una propuesta de posibles medidas de gestión y mitigación de los impactos encontrados, proponiéndose a la calidad del agua como objeto focal de conservación y haciendo referencia a recomendaciones para recuperar la calidad del agua en la cuenca.

Enlace al informe

Anuncios

Proyectos 2014_ IIBCE investiga para mejorar nuestra calidad de vida

En el IIBCE llevamos adelante varios proyectos de investigación que tienen implicaciones directas en la vida de los uruguayos. Uno de ellos, a cargo de Martina Soumastre, Claudia Piccini* y Lorena Rodríguez-Gallego**, trata sobre la conservación de la calidad del agua dulce en el Parque Nacional Cabo Polonio.

En esta nota nos cuentan su trabajo, que se enmarca en la necesidad de mejorar la gestión del agua dulce en el Cabo Polonio, Parque Nacional que en 2009 fue declarado Área Protegida por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

“El objetivo principal de nuestro proyecto es determinar si el agua dulce del área protegida Cabo Polonio, a la que se accede a través de pozos o cachimbas, está en riesgo de contaminación microbiológica debido a la filtración de materia orgánica proveniente de los pozos sépticos cercanos. Para lograrlo, medimos el contenido de Nitrógeno y Fósforo Totales del agua, así como la concentración de bacterias pertenecientes al grupo de los coliformes, parámetros relacionados a la contaminación fecal del agua.

El Nitrógeno y el Fósforo se miden porque suelen aparecer en altas concentraciones en las aguas servidas, como las que decantan en los pozos sépticos, mientras que los coliformes de origen fecal, son microorganismos que indican la posible presencia de bacterias patógenas en el agua; muchas de éstas causantes de serias enfermedades diarreicas en el hombre.

Para citar un ejemplo de los resultados que estamos obteniendo, cabe mencionar que la normativa vigente sobre el contenido de coliformes para cursos de agua, es de 2000 unidades formadoras de colonia (ufc) de coliformes fecales cada 100 mL de agua.

El agua de cachimba del Cabo Polonio, tanto en verano como en invierno, presenta valores claramente inferiores a ese límite: el máximo registrado fue de 400 ufc en 100 mL; si bien en varias oportunidades el valor de coliformes registrado fue 0, los promedios fueron de casi 60 y 30 ufc/mL en verano e invierno respectivamente.

Algunos de nuestros resultados pueden verse en las siguientes gráficas:

Img Claudia PNCP  1Img Claudia PNCP  2
A la izquierda (A) se muestra la concentración de Nitrógeno Total (NT) y Fósforo Total (PT) por litro de agua de las cachimbas del Cabo Polonio en verano e invierno de 2013. La línea roja muestra la concentración máxima de fósforo establecida en la normativa de la DINAMA como parámetro de buena calidad de agua. A la derecha (B) se puede observar la abundancia de coliformes fecales en ambas estaciones.

Img Claudia PNCP  3.pngImg Claudia PNCP  4.png
Estas fotos muestran el crecimiento de coliformes fecales en un medio de cultivo. A la derecha se ven muestras tomadas en verano y a la izquierda en invierno.

Tanto la concentración de NT y PT como la de coliformes fecales fue mayor en verano, coincidiendo con la época de mayor cantidad de visitas turísticas al lugar, que en enero puede alcanzar 2000 visitantes por día.

Los resultados, sobre todo los de NT y FT, muestran que la calidad del agua dulce en el Parque Nacional Cabo Polonio está comprometida y que sería recomendable comenzar a implementar medidas de gestión en relación a los efluentes domésticos.Con este fin, actualmente estamos evaluando el potencial de la vegetación nativa como filtro biológico para evitar el crecimiento bacteriano en las cachimbas.”

Queda mucho por investigar y mucho por contar. Por ejemplo, sobre el potencial que tienen algunas plantas nativas, propias de nuestro país,  para filtrar los nutrientes del agua, evitar el crecimiento bacteriano y su contaminación microbiológica.

Esperamos brindarles más información en una próxima nota sobre la #Ciencia Uruguaya, la ciencia de todos.

*Claudia Piccini es investigadora del Dpto. de Microbiología del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable. Martina Soumastre trabaja con Claudia en el IIBCE y es estudiante de maestría del PEDECIBA. **Lorena Rodríguez es docente del Centro Universitario Regional Este (sede de Rocha) de la Universidad de la República.