II Laboratorio de Comunicación Científica

La ciencia y la comunicación de la ciencia van juntas. Este hecho resonó en el segundo Laboratorio de Comunicación Científica que realizamos durante todo el mes de mayo de 2019 en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Montevideo. 

Fue un concepto central, entre otros que recalcaron Pablo González y Ezequiel Calvi de El Gato y la Caja de Argentina, 2 expertos en comunicación pública de la ciencia invitados como talleristas.
Con sus exposiciones demostraron en forma brillante cómo el desarrollo de la ciencia y de su comunicación en sentido amplio, son claves para construir una sociedad más crítica, justa, y centrada en la participación ciudadana. 

Ezequiel Calvi y Pablo González, del colectivo El Gato y la Caja

Otra idea que hizo eco en los participantes es que tanto la ciencia como la comunicación pública de la ciencia son actos políticos, algo que tenemos claro desde todas las instituciones involucradas: una buena comunicación puede ayudar a que la ciencia sea más popular, más entendible y tangible, y por ende, a promover una cultura donde el conocimiento y la innovación sean fuentes de desarrollo sostenible. 

Comunicar la ciencia a su vez es una forma de darle visibilidad como un elemento clave para la toma de decisiones en relación a políticas públicas, sobre temas que afectan directamente a la calidad de vida de las personas como la seguridad alimentaria, el acceso a bienes y servicios ambientales, la prevención y los cuidados sanitarios, la equidad de género, entre otros.  

Primera jornada del Laboratorio de Comunicación Científica II en Montevideo, Uruguay.

Este nuevo ciclo de formación contó con la organización y el apoyo de varias instituciones* vinculadas a la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Constó de 5 jornadas de 4 horas cada una más 2 eventos abiertos en paralelo, donde participaron más de 10 expertos exponentes de Argentina, Uruguay y España. También participaron 4 científicos que hacen divulgación para compartir sus experiencias y aprendizajes: José Pedro Prieto, Medeleine Renom, Betina Tassino y Julia Herrero Albillos, 

Durante estos días 50 participantes desde la academia, la ciencia y la comunicación compartieron miradas y brindaron sus aportes en un ejercicio de inteligencia colectiva.

Los eventos abiertos fueron un conversatorio sobre ciencia, posverdad y toma de decisiones (presentación del libro “Pensar con otros” de El Gato y la Caja) y otro sobre ciencia y género que pronto compartiremos en nuestro canal de Youtube.

Difundir o divulgar conocimientos no es lo mismo que comunicar, y en este Laboratorio hemos tomado consciencia de que, si queremos comunicar, debemos (en palabras de Gustavo Rey, otro de los talleristas invitados) “ver, oír y sentir la ciencia”.  Es decir, debemos conocer, escuchar, conectar y buscar la empatía para poder lograr una comunicación efectiva con los distintos públicos.

También aprendimos que la ciencia y los actores científicos necesitan respaldo, complicidad y una mirada afectuosa desde los medios, un punto de vista compartido y comentado por Gustavo Villa y Nicolás Kronfeld, periodistas invitados al Laboratorio. Mientras tanto, confirmamos que los medios ya no son estructuras o canales fijos, sino que son plataformas dinámicas interconectadas, que pueden complementarse unas con otras. 

Nicolás Kronfeld en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo Rey en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

Y aprendimos que necesitamos saber dónde está la atención, nuestra atención, para de alguna manera “hackear” los contenidos científicos, re- contextualizarlos, y diseñar nuestra comunicación para que llegue al público deseado. Estos conceptos resumen en buena manera la mesa de discusión sobre “la ciencia de la comunicación científica”, que contó con la participación de los expertos de El Gato y la Caja, la Dra. en comunicación María Eugenia Fazio, la Periodista científica Daniela Hirschfeld y la coordinadora general del Laboratorio, Mag. en comunicación científica Rocío Ramírez Paulino.  

De todos los intercambios y comentarios recibidos, así como una encuesta de evaluación final que realizamos, nos quedamos con críticas constructivas. Nos quedó claro que existe una demanda muy alta de formación práctica, sobre todo a nivel de escritura, y de mayores intercambios sobre marcos teóricos, políticos, así como experiencias de trabajo.

El intercambio de distintas perspectivas profesionales, la reflexión sobre conceptos teóricos en el campo específico de la comunicación pública de la ciencia y el trabajo colectivo, fueron de los aspectos más valorados de esta segunda edición.

Algunas lecciones aprendidas

  • En generar, las y los participantes expresaron que han reconocido la necesidad de analizar a la comunicación científica como un proceso integral, transversal, donde idealmente se definen políticas y estrategias a nivel institucional o colectivo.
  • Se percibe como un pendiente el fortalecer la construcción de una comunidad de aprendizaje y práctica con mayor nivel interinstitucional, por ejemplo, reforzando el llamado a los/las docentes para trabajar en esta área, ya que son agentes fundamentales en la transmisión del conocimiento. 
  • Las personas que se dedican a la ciencia reconocen la importancia de saber comunicar de forma accesible y práctica los conocimientos; y, por otro lado, las personas que se dedican a la comunicación reconocen que debe buscarse sinergia entre las dos áreas para poder cumplir la función de comunicar eficazmente.
  • La diversidad de las personas expertas que participaron como ponentes del Laboratorio fue ampliamente apreciada, ya que se perciben como visiones novedosas e innovadoras.
  • La temática de Género y Ciencia despertó gran interés en los medios de comunicación, dándole amplia cobertura y difusión, lo cual puede inferirse en fortalecer esta línea de trabajo tomando en cuenta que en Uruguay hay iniciativas que ya han puesto enfoque en ello.
  • Se avanzó notoriamente en la calidad y disposición de las personas expertas que participaron del Laboratorio
  • La convocatoria y articulación interinstitucional, ampliada en esta Segunda Edición, tuvieron una importancia clave y transformadora, visibilizando la existencia ya de la temática en la Agenda Pública.

 

El Laboratorio de Comunicación Científica fue organizado en conjunto con el Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo, la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI),  la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología de Uruguay (SNCYT), el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), Latitud (Uruguay), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y Cultura (OEI) con la colaboración de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación​ (ANII), El Gato y la Caja , De la Raíz Films, el Instituto Pasteur de Montevideo, la Red de Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe (RedPOP) y el Movimiento 11 de Febrero (España).

Anuncios

Un año lleno de oportunidades

En 2019 redoblamos nuestra apuesta por la ciencia de calidad para todos

Un nuevo ciclo solar es un año nuevo lleno de oportunidades. Para nosotros, significa aprovechar el camino recorrido para redoblar la apuesta por la investigación uruguaya de calidad, y la cultura científica y de innovación como motor del desarrollo humano sostenible.

Aprovechamos estas fechas para contarles algunos logros del Instituto que sin duda, al ser público y estatal, son compartidos con todos los uruguayos.

Para los que trabajamos en el IIBCE el 2018 fue un año muy gratificante porque avanzamos en forma significativa hacia nuestro objetivo principal: crear conocimiento original a través de la investigación científica. Lo hicimos con el esfuerzo, la convicción y la vocación que nos caracteriza, y quizás por eso, recibimos varios premios y reconocimientos.

En cuanto a la investigación, además de aumentar el número de publicaciones anuales, fuimos galardonados por la prestigiosa editorial Elsevier con la distinción “Premio Excelencia Elsevier Uruguay”, por ser la institución de investigaciones biológicas uruguaya con más publicaciones. También por nuestra labor en investigación, además de la educación y divulgación científica, la Fundación Leonardo nos otorgó el Premio en E- Cultura.

A esto se sumó que recientemente nuestro futuro presidente, Pablo Zunino, recibió el Premio Morosoli de Plata en el área de Ciencia y Tecnología en reconocimiento a su trayectoria, méritos, y el aporte a la cultura uruguaya en investigación fundamental.

2018  también fue muy bueno para el Instituto en relación a la comunicación de la ciencia, muchas veces llamada divulgación. Durante todo el año generamos contenidos originales con un impacto muy positivo, en especial en la comunidad docente. Ejemplos son el cómic “Bacterias, la historia pequeña jamás contada”, la participación en 3 ciclos de Radio, los cortos “Mundo Inquieto”  y el proyecto de Educación “Los niños que cuentan ciencia”. En paralelo, nuestras publicaciones y la comunidad en línea creció, y con ella aumentó en forma exponencial el ida y vuelta que tanto nos enriquece.

A través de estos contenidos participamos de varios acontecimientos culturales y educativos nacionales e internacionales como Montevideo Cómics, las Ferias del Libro de Montevideo y Canelones, la Semana de la Ciencia y la Tecnología, el festival Chulpicine, 2 jornadas de ciencias en Ceibal, el Día de las niñas en las TICS y el día de la mujer en la ciencia.

Por otro lado, en mayo realizamos el primer ciclo de formación en comunicación de la ciencia (que repetiremos este año) con un éxito sorprendente y participamos de la primera mesa de divulgación científica en un congreso de ciencia en Uruguay. Estos dos últimos eventos fueron especialmente significativos para la divulgación, porque marcaron un antes y un después en cuanto al valor que se le da a comunicar la ciencia a nivel académico.

Estamos felices, orgullosos y al mismo tiempo comprometidos con superar estos logros, que son una muestra de lo que podemos hacer más allá de las dificultades, que también las hay. Cada año para el Instituto es un desafío y una oportunidad para seguir creciendo, creando, y compartiendo conocimiento.

Agradecemos a todos por su apoyo, quienes dentro y fuera del Instituto en sus casas, en su lugar de estudio, ocio o trabajo, colaboran para que juntos forjemos un país del conocimiento.

Rocío Ramírez Paulino – @rRo12
Comunicación Institucional y Divulgación Científica