IIBCE incorpora un nuevo instrumental científico con características únicas en el país

El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable acaba de poner en funcionamiento un nuevo citómetro y clasificador en flujo, instalado en el Servicio de Citometría de Flujo y Clasificación Celular (SECIF). Se trata de una plataforma tecnológica de apoyo a la investigación pionera en Uruguay en incorporar la clasificación celular en flujo, que permite analizar y clasificar poblaciones de células o partículas subcelulares a alta velocidad. Sus prestaciones pueden aprovecharse en áreas de investigación tanto básicas como aplicadas, así como en instituciones o empresas públicas y privadas.

Recientemente, este servicio ha incorporado un citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter). Esto ha sido posible gracias al proyecto “Detección, análisis y clasificación en flujo a escala nanométrica: Aplicaciones a nivel biológico, biotecnológico, ambiental e industrial”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y el IIBCE en la convocatoria 2016 para la compra de grandes equipos. A su vez, el proyecto cuenta el apoyo del Programa de Desarrollo de Ciencias Básicas (PEDECIBA). El nuevo equipo permite la detección, análisis y clasificación de partículas muy pequeñas empleando citometría de flujo de alta resolución para investigación, desarrollo e innovación en biología, biotecnología, ambiente e industria.

La citometría de flujo es una herramienta que ha experimentado un impulso notable en los últimos años por su rapidez, reproducibilidad, fortaleza estadística y, en varias aplicaciones, por la posibilidad de clasificar células de interés con altísima pureza. El equipo que acabamos de incorporar al Instituto, es capaz de analizar y clasificar en simultáneo partículas de tamaños muy variables, en un rango que entre 0.2 micras (un milímetro dividido por 5000) y 40 micras (un milímetro dividido por 25). Esto es posible por su diseño novedoso que incluye 2 detectores para las señales de tamaño. De este modo, un detector puede optimizarse para visualizar las partículas pequeñas (por ej. las de 0.2 micras) y el otro para las partículas o células de mayor tamaño (por ej. las de 40 micras). Además, el nuevo citómetro de flujo puede analizar 100.000 partículas por segundo y clasificar unas 70.000 por segundo hasta en 6 vías paralelas.

Citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter)

Citómetro de flujo y clasificador de última generación MoFlo Astrios EQ (Beckman Coulter)

Otra prestación es que permite clasificar células de interés con un grado de pureza igual o mayor a 99%, aún en casos de análisis donde la concentración del material a clasificar es menor a 1%. Esto posibilita una amplia gamma de análisis posteriores y habilita la realización de estudios de material genético y proteínas, por citar algunos ejemplos.

La gran versatilidad y potencialidad del nuevo citómetro combinada con sus características únicas en el país, posibilitará su incorporación a múltiples líneas de investigación fundamental tanto del IIBCE como de otras instituciones académicas. En paralelo, abrirá las puertas para el desarrollo de aplicaciones biotecnológicas de interés en el sector productivo, industrial y de servicios a terceros, incluso sociales.

Es un orgullo y una gran alegría entonces presentarles este poderoso equipamiento científico. Celebramos el nuevo citómetro también invitando a todos los interesados en conocerlo a contactar directamente con el coordinador de la plataforma SECIF, Dr. Gustavo Folle (gfolle@iibce.edu.uy) y el técnico especialista, Mag. Federico Santiñaque (fsantinaque@iibce.edu.uy).

Anuncios