Regenerar la médula espinal

IIBCE lidera un proyecto nuevo con una importante financiación internacional

Nuestro Instituto acaba de recibir financiación internacional de  la prestigiosa fundación Wings for Life Spinal Cord Research Foundation (WFL), para profundizar su investigación sobre la capacidad de autoreparación de la médula espinal.

La fundación WFL ha financiado más de 170 proyectos de investigación de punta a nivel internacional (la mayoría en Estados Unidos y Europa) para promover el conocimiento en distintos aspectos que promuevan el ambicioso objetivo de curar las lesiones espinales. El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable ha sido el primero en América Latina en recibir su reconocimiento, a través del financiamiento del proyecto Entendiendo la biología de las células madre endógenas para mejorar la auto-reparación de la médula espinal”.

Mapamundi de los países que han recibido financiación de WFL

Mapamundi de los países que han recibido financiación de WFL

Liderado por el Dr. Raúl Russo del Departamento de Neurofisiología Celular y Molecular de nuestro Instituto y destacado recientemente en el portal de la fundación, el proyecto contará con una financiación importante por 3 años. Es un orgullo para nosotros contarles un poco más sobre esta investigación llevada a cabo en un 100% por investigadores uruguayos.

Esquema general del proyecto de investigación sobre el potencial de auto-reparación de la médula espinal.La primera descripción de una lesión de la médula espinal, se encuentra en el papiro de Smith y se atribuye al médico egipcio Imothep en el siglo  XXVI aC. Imothep describió  diversos signos y síntomas de la lesión espinal concluyendo que es “una condición médica que no puede ser curada”. A pesar de los enormes avances de la medicina en muchos campos, la dura sentencia de Imothep sigue siendo válida en nuestros días. La lesión traumática de la médula espinal afecta a alrededor de 2,5 millones de personas en todo el mundo.  Es una lesión que limita en forma dramática la calidad de vida, pues provoca la pérdida de movilidad por debajo de la lesión (cuadriplejía o paraplejía) y el control de las funciones autonómicas.

Uno de los retos de la investigación biomédica es cambiar este panorama. Aunque la médula espinal de los mamíferos carece de la capacidad de autoreparación que poseen otros tejidos como el hígado o la piel, algunas células con características de células madre neurales, salen de su letargo en respuesta a una lesión traumática. Son células que se encuentran en una estructura de la médula espinal llamada canal central o epéndimo. Frente a una lesión en la médula espinal, estos progenitores se dividen generando nuevas células que migran hacia la lesión.

Las células derivadas del epéndimo parecen ser beneficiosas, pues producen factores de crecimiento que ayudan a las neuronas y sus prolongaciones alrededor de la lesión, a sobrevivir. Por lo tanto, optimizar la reacción del epéndimo frente a una lesión, es una estrategia prometedora para alcanzar una reparación endógena, es decir, generada por el propio organismo, para recuperar las funciones perdidas.

Esquema general del proyecto de investigación sobre el potencial de auto-reparación de la médula espinal.

Para alcanzar este objetivo, es vital comprender los mecanismos que regulan el comportamiento de las células madre progenitoras en el canal central. Es posible que la lesión reactive alguno de los programas genéticos vinculados al ensamblaje de la médula espinal durante el desarrollo embrionario. A su vez, la reacción de las células ependimarias y el destino de su progenie, estarían regulados por propiedades intrínsecas específicas y el “entorno químico” producido por el daño del tejido. En este sentido, el ATP, una molécula que además de almacenar energía funciona como transmisor de información en el sistema nervioso, se libera masivamente después de la lesión y es posible que sea un factor clave en la reactivación de las células madre  espinales.

El grupo de investigación que lleva adelante este proyecto en el IIBCE, aplica una aproximación multitécnica y utiliza modelos animales que permiten realizar el seguimiento de las células ependimarias y su descendencia después de una lesión. Combina el uso de la electrofisiología, la transcriptómica (en colaboración con el Dr. F. Álvarez de la Facultad de Ciencias, UdelaR), la inmunohistoquímica y la microscopía electrónica.

El objetivo a largo plazo es revelar pistas que sean útiles para manipular los progenitores espinales y así lograr una reacción más adaptativa a la lesión, que promueva la recuperación de las funciones perdidas.

Compartimos con Uds. también un video que ilustra parte de los conocimientos que llevaron a plantear este proyecto

El video muestra una célula progenitora que posee un proceso con un pie en contacto con la luz del canal central de la médula espinal (esquina inferior izquierda).
La célula está llena con Fluo4, un compuesto que aumenta su fluorescencia cuando aumenta la concentración de calcio intracelular. La secuencia comienza con una imagen que refleja la concentración de calcio en condiciones normales. Cuando se aplica BzATP -un compuesto químico que activa en forma selectiva los receptores para el ATP tipo P2X7-
cerca de la luz del canal, se genera una onda de calcio que se propaga hacia la parte distal del progenitor, invadiendo el cuerpo celular (el momento de la aplicación está indicado por la aparición de la leyenda “puff BzATP”). Esta señalización de calcio intracelular inducida por la activación de receptores P2X7 podría modificar la expresión de genes o estructuras sub-celulares que “activen” a los progenitores iniciando la reacción para reparar la médula espinal. En la escala de pseudocolor, el azul indica una concentración baja de calcio en tanto el amarillo-blanco indica una concentración alta.
Datos obtenidos por Nicolás Marichal.

 

Sobre Wings for Life– Spinal Cord Research Foundation

Fue fundada por el dos veces campeón del mundo de motocross Heinz Kinigadner y el fundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz. En 2003, Hannes Kinigadner -hijo de Heinz- tuvo un accidente trágico que le dejó tetraplégico (sin movilidad en los cuatro miembros). Movidos por la terrible lesión de Hannes, Kinigadner y Mateschitz invitaron a científicos de todo el mundo a reunirse en Salzburgo para discutir el problema. A partir de esta reunión se hizo evidente que, contrariamente a la opinión común, hay razones legítimas para creer que la lesión traumática de la médula espinal se pueda curar en un futuro no tan lejano. Los descubrimientos innovadores realizados por el Prof. Dr. Sam David en 1981 y por el Prof. Dr. Martin Schwab a principios de los años 90 mostraron que las células nerviosas lesionadas en la médula espinal tienen cierta capacidad de regenerarse después de tratamientos específicos. Kinigadner y Mateschitz se dieron cuenta de que la investigación científica sobre las lesiones de la médula espinal estaba insuficientemente financiada.  Esto los  llevó a crear la fundación Wings for Life, con el objetivo promover la investigación básica y clínica que lleve al desarrollo de nuevas terapéuticas para curar a las personas afectadas de lesiones espinales. Como reza una frase en el portal de la fundación “La cuestión no es si se encontrará un cura, sino sólo cuándo esto sucederá”.

Anuncios

Premio IIBCE Joven 2016_Financiación de eventos o congresos nacionales o regionales

Difundimos el llamado a jóvenes postulantes para financiación de eventos o congresos
Nacionales o Regionales, “Premio IIBCE Joven 2016”

Características

– Podrán postularse aquellos que certifiquen que han participado u organizado la
edición 2015 del IIBCE ABIERTO.
– La convocatoria consta de dos categorías:
i- estudiantes avanzados de grado (2 becas)
ii- estudiantes de posgrado (1 beca)
– Se priorizarán aquellos jóvenes que estén en calidad de honorarios (sin beca o
cargo).
– Se beneficiará un total de 3 becas, con un monto máximo $3000 por persona.
– Se financiará la inscripción, pasajes o viáticos de estadía (con boleta) a eventos o
congresos Nacionales y Regionales realizados ó a realizarse en el año 2016.
– Las postulaciones serán evaluadas por un tribunal integrado por Investigadores
postdoctorales y grados 3 del IIBCE.

Documentación a presentar

– CV resumido formato IIBCE, máximo 2 carillas (disponible en http://www.iibce.edu.uy/DOC/REGLAMENTOS.htm)
– Escolaridad de grado y posgrado, si corresponde.
– Fotocopia del certificado de participación u organización del IIBCE abierto 2015 (se
puede retirar en Laboratorio de Etología, Ecología y Evolución de 11 a 16 hs.)
– Carta del Jefe de Departamento, Laboratorio o Unidad que avale que el interesado
asiste regularmente al IIBCE.
– Carta de motivación incluyendo el costo a financiar.
– Resumen de 200 palabras del trabajo presentado o a presentar.
– En caso de que el evento ya haya tenido lugar, se deberá presentar el certificado de
inscripción y las boletas correspondientes.

Luego del congreso los beneficiarios deberán presentar: 

* Constancia de pago a nombre de FAICE IIBCE ABIERTO 2015.
* Foto con el poster o presentación oral (con el fin de promover la iniciativa “yo
colaboré”. (Las fotos serán enviadas a los auspiciantes que realizaron donaciones y
compartidas en la página web de IIBCE_joven)

Las postulaciones se recibirán en FAICE de lunes a viernes de 10:00 a 14:00, entre el 15 de junio y el 1º de julio de 2016.