Nuestro artículo en “Biology Open”, el más leído en agosto :)

Nuestro artículo en la revista Biology Open, de la organización sin fines de lucro de biólogos Company of Biologists fue el más leído del mes agosto. Les contamos de qué trata esta publicación.

Existen algunos factores ambientales, como la disponibilidad de oxígeno, que funcionan como señales externas que regulan el mantenimiento y la diferenciación de las células madre en el cerebro.

En este trabajo, investigadores del Departamento de Biología del Neurodesarrollo del Instituto y la Universidad de Friburgo en Suiza, observaron que la distancia entre una célula y la tráquea (tubo del sistema respiratorio de los insectos) más cercana, es un buen predictor del estado hipóxico (falta de oxígeno) de esa célula. 

Para ello utilizaron un biosensor, es decir, un sensor biológico que consiste en una proteína fluorescente modificada genéticamente para monitorear el estado hipóxico de las células neurales en el cerebro larvario de la mosca de la fruta Drosophila melanogaster.

Figura 1. La imagen muestra un hemisferio del cerebro de la larva de mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) donde se identifican dos grandes regiones, el cerebro central (CB) y el lóbulo óptico (OL). Sobre él se muestra un mapa de todas las células del cerebro de la larva (se muestra un único plano, de cientos) y su relación con los tubos respiratorios (traqueolas, líneas grises). Cada celula tiene un codigo de color obtenido con el biosensor, donde los colores mas oscuros, (azul, violeta, rojo) representan menos hipoxia (más oxígeno), y colores hacia el amarillo-blanco más hipoxia (menos oxigeno). En la imagen se observa que las células más cercanas a las traqueolas son menos hipóxicas, y viceversa.

El hallazgo, por increíble que parezca, representa por primera vez la demostración experimental de algo que los biólogos han dado por sentado por más de 300 años, desde que  el biólogo Marcello Malpighi propuso que las traqueolas constituían el sistema respiratorio de los insectos. Hasta hoy, prácticamente no existía evidencia experimental directa de que el oxígeno, y otros gases, difundieran desde la cavidad de las traqueolas a las células de los tejidos circundantes.

Hay más. Este biosensor es muy específico y permite ver los niveles de hipoxia en cada región del cerebro y en cada tipo celular.  Puntualmente, en esta investigación se observaron diferentes niveles de hipoxia en las células madre  ubicadas entre el cerebro central y el lóbulo óptico a lo largo del desarrollo del cerebro de las larvas. El resultado: las células madre neurales en ambas regiones mostraron ser más hipóxicas que las células que se encontraban más diferenciadas, en etapas avanzadas del desarrollo. 

Figura 2. En el panel de la izquierda se muestra un mapa de los neuroblastos (Nb), un tipo de células madre, y a la derecha de las neuronas (Neu). Igual que en la figura 1, cada celula tiene un codigo de color obtenido con el biosensor.

Esto se debe probablemente a que durante la evolución ha resultado favorable seleccionar ambientes protegidos del daño oxidativo que normalmente causa el oxígeno a nivel celular. 

Esta publicación representa un avance en la búsqueda del conocimiento fundamental como elemento de la cultura, para entendernos a nosotros mismos y el mundo que nos rodea, pero también,  por ejemplo, para pensar en un futuro con medicina regenerativa . Para esto necesitamos conocer cómo funcionan y qué rol juegan en el desarrollo cerebral  los llamados “nichos de células madre” dentro del sistema nervioso, donde las células madre se diferencian en células neurales.

De este trabajo surgen además muchas preguntas interesantes, que sin duda abrirán la puerta para muchos descubrimientos por venir. En definitiva, como dijo el Premio Nobel Albert Szent-Györgyi: “Descubrir es ver lo que todos han visto, y pensar lo que nadie ha pensado”.

///

Imágenes tomadas por Martin Baccino-Calace, Daniel Prieto, Rafael Cantera, Boris Egger, Compartment and cell-type specific hypoxia responses in the developing Drosophila brain,

Biology Open 2020 9: bio053629 doi: 10.1242/bio.053629

© 2020. Publicado por The Company of Biologists Ltd bajo licencia CC-BY 4,0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0

Día de la Genómica en Montevideo

¡Se viene el Día de la Genómica en Montevideo!

En 2020 Uruguay se suma por primera vez al Genomic Day, una iniciativa del Laboratorio de Biología y Sistemas Computacionales del Instituto Oswaldo Cruz de Río de Janeiro.

Inspirado en la iniciativa ‘Teaching the Genome Generation’, desarrollada por The Jackson Laboratory en los Estados Unidos, el Genomic Day comenzó en 2016 para ampliar las acciones de divulgación científica en las escuelas primarias y secundarias.
En esta edición del Genomic Day en Uruguay, habrá más de 15 eventos simultáneos realizados en 12 ciudades brasileñas, además de Mdeo, Buenos Aires, Medellín, Colombia y Lima, Perú. En Uruguay, este evento es organizado por investigadores de nuestro Instituto.
Las conferencias abordarán varios aspectos de la genómica y están dirigidas especialmente a estudiantes de secundaria. Todas las presentaciones serán el 25 de septiembre entre las 9:00 y las 12:00 y se podrán ver en vivo por nuestro canal de youtube en este enlace
¡Nos encontramos el 25! 🙂
Rosana Rodríguez

Develamos algunos mecanismos que conducen a la infertilidad en humanos, y lo publicamos en la revista Human Molecular Reproduction de Oxford University Press

En un trabajo recientemente publicado por el grupo de Biología Molecular de la Reproducción del Departamento de Biología Molecular demostramos la asociación entre una mutación genética y la infertilidad humana.

Se trata de un gen vinculado a la formación del complejo sinaptonémico (CS), una estructura clave en la meiosis, un tipo especial de división celular que ocurre durante la formación de las células reproductoras o gametos (óvulos y espermatozoides). Es de esperar que los defectos en la meiosis estén relacionados con al menos parte de los casos idiopáticos de infertilidad, es decir, cuyas causas son desconocidas, y que constituyen más del 50% de los casos.

Para realizar esta investigación se generaron ratones que portaban una mutación equivalente a la encontrada en humanos infértiles, para su estudio y caracterización. Esta mutación afecta el gen SYCE1, que codifica un componente del mencionado complejo sinaptonémico, clave en la generación de gametos.

Para crear el modelo de estudio de ratón “humanizado” se empleó tecnología de edición genómica de última generación a través del servicio de la Unidad de Animales Transgénicos y de Experimentación del Instituto Pasteur de Montevideo.  Luego  los ratones mutantes fueron caracterizados y comparados con sus compañeros de camada de tipo normal. 

Nuestros resultados apoyaron firmemente el papel causal de esta mutación puntual (cambio de una única “letra” en el ADN) para el carácter infértil encontrado en pacientes humanos, y se pudieron elucidar los mecanismos que conducen a la infertilidad. Además, pudo establecerse que esta mutación, encontrada en principio en mujeres, también causaría infertilidad en varones. 

A) El esquema muestra la mutación de una base encontrada en gen SYCE1 de mujeres infértiles, e introducida en los ratones modelo (flechas: cambio de C>T). B) Se ejemplifican consecuencias principales de la mutación introducida sobre tamaño de gónadas adultas, fertilidad y estructura del complejo sinaptonémico.

En las últimas décadas, la comunidad científica ha observado con preocupación un aumento en los índices de infertilidad humana. En el caso de los gametos femeninos, la mayoría de los eventos fundamentales de su formación en los mamíferos ocurren durante la fase embrionaria, y los posibles defectos se identifican muchos años después, dejando pocas posibilidades para estudiar tanto las causas como los mecanismos de la afección. 

Por eso, estos resultados constituyen un paso importante hacia el conocimiento de las causas de infertilidad aún no descritas.

Esta publicación es producto de un proyecto de investigación desarrollado bajo la responsabilidad de la Dra. Rosana Rodríguez Casuriaga y financiado por la ANII.

Pueden encontrar el resumen de la publicación original aquí.

Desarrollamos un Kit que diagnostica el COVID-19 en menos de 45 minutos

Un grupo de investigadoras e investigadores del Departamento de Microbiología de nuestro Instituto logró desarrollar un kit que permite detectar el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19 en menos de 45 minutos.

Este kit de detección rápida del virus SARS-CoV-2 se basa en una tecnología altamente específica, que utiliza una combinación de enzimas, es decir, moléculas proteicas, que junto a fragmentos de ARN en este caso actúan para captar y detectar una región muy específica del virus cuando está presente en una muestra. 

Además de su especificidad, este método es más rápido que los que están siendo utilizados actualmente, y no requiere una infraestructura compleja ni personal altamente calificado. Como si fueran pocas ventajas, el resultado se visualiza como una banda coloreada similar a lo que observamos en los tests rápidos de embarazo. 

Esta tecnología ya se está empleando y evaluando en otros países y ha sido recientemente autorizada para su uso por la  Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por las siglas en inglés). Estas tecnologías están revolucionando la forma en que estudiamos y manipulamos el material genético no sólo de los virus, si no el de todos los seres vivos. 

El logro de este grupo de trabajo conformado por Paula da Cunda, Paola Scavone, Ana María Ibañez, Felipe Burgos, María José González y Eduardo Volotão, es que han desarrollado esta tecnología de vanguardia con sistemas moleculares propios, diseñados por ellos mismos, lo que resulta en un gran paso más para enfrentar la pandemia con conocimiento e innovación local. 

Este kit complementaría los grandes avances que se han realizado para el diagnóstico y control de la pandemia en Uruguay, al acortar tiempos y ahorrar importantes cantidades de dinero. Cabe destacar que esta tecnología puede aplicarse para la detección de otros virus y bacterias, lo que abre un campo para el diagnóstico humano, animal y ambiental.

¿En qué consiste el test a grandes rasgos?

La primera etapa consiste en la amplificación del material genético y la siguiente en la detección específica de este material mediante el uso de moléculas coloreadas llamadas reporteros. La presencia del virus se puede visualizar agregando una tira de flujo (estilo eva-test). 

¿En qué etapa estamos hoy? 

Ya hemos probado que la tecnología funciona para la detección del virus SARS-CoV-2.

Ahora comenzamos la siguiente fase, cuyos pasos serán:

-realizar una validación con un número de muestras amplio (positivas/negativas)
-calcular el desempeño (performance) del test (especificidad, sensibilidad, valor predictivo positivo/negativo, límite de detección)
-evaluar su uso sin la necesidad de realizar extracción de ARN, por ej. directamente de saliva

 

Por consultas pueden contactar a Paola Scavone – pscavone@gmail.com

Prensa: Rocío Ramírez Paulino iibcedivulgacion@gmail.com – 098 773 165

¿Por qué es tan importante el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente?

El 5 de junio es un día muy especial para el IIBCE y para toda la sociedad, porque desde 1974 y hasta hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente, una ocasión más que necesaria para generar conciencia sobre la necesidad de promover acciones para proteger la naturaleza.

Foto del Departamento de Ecología y biología Evolutiva del IIBCE

Este año el tema central del Día Mundial del Medio Ambiente es la biodiversidad, es decir, la variedad y variabilidad de formas de vida en el planeta que se estima a nivel genético, de especie, de comunidades y ecosistemas. 

Conservar la biodiversidad es fundamental para proteger la vida en la tierra, porque garantiza el equilibrio y salud de los ecosistemas, y por ende, también garamntiza nuestra salud y la de todas la especies que lo habitan. 

Foto de Susana González

Como señala el portal de las Naciones Unidas, los alimentos, la calidad del aire y el agua que consumimos, dependen directa o indirectamente de los servicios de la naturaleza. Estos servicios solo son posibles desde los ecosistemas terrestres, marinos y acuáticos saludables. 

Nuestro país no es ajeno a la crisis mundial que sufre la biodiversidad, y actualmente existen numerosas especies con riesgo de desaparecer aún antes de haber recibido un nombre y que conozcamos su rol en cada ecosistema. 


Desde el IIBCE investigamos distintas especies clave en los ecosistemas naturales y sistemas productivos del país: Investigamos nuestras especies nativas, sus costumbres, requerimientos sanitarios, y su valor en estos ecosistemas, y así, participamos de la generación de información esencial para la elaboración de planes de manejo y conservación de especies nativas.

Foto de Federico Battistoni

También investigamos a las especies exóticas invasoras y elaboramos estrategias para minimizar su impacto negativo. Además estudiamos la calidad del agua, del suelo, de los cultivos, y buscamos formas alternativas de generación de energía, control de plagas, producción de alimentos y tratamiento de residuos.  

La naturaleza nos brinda una larga lista de servicios que son necesarios para nuestra existencia y la de las futuras generaciones. La crisis ambiental y sanitaria actual nos recuerda más que nunca la necesidad de trabajar para proteger la naturaleza y generar la información que permita producir cambios positivos: frenar la contaminación, proteger la fauna y flora silvestres, conservar los paisajes naturales, desarrollar modelos de producción sustentable y reducir el consumo indiscriminado.  

Foto de Rebeca Gonnet

 

Porque la biodiversidad es un asunto urgente, de todos y de cada uno.

Somos IIBCE, somos ciencia.

 

PORTAL Información y divulgación #COVID-19 Uruguay

Los recursos humanos formados en diferentes áreas de la ciencia son muy importantes para el país. Nos permiten contar con ciudadanos con una formación determinada que pueden ayudar a comprender gráficas, procesos, o buscar información veraz para responder a las preguntas que nos hacemos todos.

Por eso creamos el portal “Información y Divulgación #COVID-19” donde un grupo de investigadores y una especialista en comunicación científica del Instituto se encargan de buscar los mejores contenidos desde páginas oficiales y revistas científicas revisadas por pares.

Allí pueden hacernos su pregunta y les contestamos personalmente a la mayor brevedad. Es aquí donde buscamos la información científica, leemos los artículos y formulamos una respuesta. 

Brindamos información básica y una sección de preguntas frecuentes donde la gente puede profundizar sus conocimientos y plantear dudas referentes a un tema específico. Vale la pena destacar que la web tiene el objetivo de brindar información para el público general, además del personal especializado en el área científica, médica u otras más vinculadas con el combate a la pandemia de la COVID- 19. 

Por último, en la secciones recursos confiables y en cuarentena recomendamos portales y contenidos seguros, que pueden ser útiles para que toda la familia enfrente la cuarentena aprendiendo y jugando. Allí también les recomendamos nuestra lista en youtube sobre COVID-19, con contenidos creados especialmente por investigadores del Instituto para compartir la ciencia vinculada a esta enfermedad en forma clara y segura.

Nuestro Instituto ante el COVID-19

Nuestro Instituto está trabajando para sumarse al esfuerzo de todo el país en revertir la situación sanitaria debida a la pandemia del COVID19.

Con este fin,  hemos creado la Comisión Institucional COVID-19 que coordina nuestras acciones  a la que se ha integrado el Dr. Eduardo de Mello Volotão, investigador de la Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz, Brasil) y participante en actividades de referencia para la Organización Mundial de la Salud y Organización Panamericana de la Salud en prevención de enfermedades virales.

Integramos la red de instituciones académicas junto con UDELAR, el IP y el INIA donde trabajamos junto al MSP para coordinar el apoyo con instalaciones, insumos y personal especializado para, entre otras acciones:

  1. colaborar con el diagnóstico. Contamos con decenas de investigadores con experiencia calificada que se han ofrecido como voluntarios
  2. secuenciar las variantes del genoma del SARS-Cov-2 circulantes en el país.
    En este sentido nos sumamos con recursos humanos especializados, fondos propios y la plataforma institucional de secuenciación masiva que cuenta con equipamiento de última generación (Ion S5) capaz de lograr grandes números de secuencias de genomas virales con una alta resolución y en poco tiempo.

El IIBCE también combina esfuerzos con el sector privado, en este caso, con empresa ATGEN para mejorar de capacidad de detección e investigación en temas vinculados a coronavirus y COVID-19, en el marco de un convenio avalado por el MEC. Allí están trabajando 4 investigadoras de los Departamentos de Microbiología y Biología Molecular: Sofía Fernández, Gabriela Martínez de la Escalera, Eilyn Mena y Maria Fernanda Trovero respectivamente.

Además de estas acciones, hemos creado un canal de comunicación abierto y directo para consultas, con información actualizada, segura y confiable, además de contenidos de divulgación. Todos los contenidos son revisados por investigadoras e investigadores.

Y para los audiovisuales sobre COVID, creamos una lista especial en nuestro canal de Youtube.

Compartimos la entrevista en SobreCiencia a nuestro Presidente, Pablo Zunino, donde cuenta con más detalle nuestras acciones.

Instituciones científicas trabajan coordinadas sobre covid-19

IIBCE y el Club de Ciencias en la frontera de Colombia

Del 2 al 7 de setiembre del 2019 los investigadores Carlos Perafán del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva del IIBCE y Fernando Pérez-Miles de la UdelaR, participaron de una edición especial de los Clubes de ciencias de Colombia (@CdeC-Col) con la propuesta de Club “Deconstruyendo caminos de seda: las arañas como modelo de estudio biológico”, en Puerto Nariño, Amazonas.

Junto al colectivo de científicos ScienteLab, llegaron a los municipios fronteras de Colombia con la convicción compartida de que la ciencia es una herramienta para la transformación social y el desarrollo. 

Carlos Perafán en pleno Club de ciencias con los estudiantes 🙂

Los Clubes de ciencias de Colombia son cursos intensivos y gratuitos, ofrecidos por investigadores vinculados a instituciones de investigación científica de alto nivel, y dirigidos a jóvenes de secundaria, quienes participan durante una semana en el desarrollo de talleres científicos y tecnológicos. 

Buscan potenciar la educación en áreas de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas, promover la formación de futuros científicos e innovadores del país, y crear una red internacional de colaboración académica que promueva el desarrollo educativo, científico y tecnológico de Colombia.

El Club llevado a cabo por los investigadores del IIBCE y la UdelaR, estuvo enfocado en la enseñanza de los conceptos básicos de la elaboración y ejecución de un método de estudio científico, a través del conocimiento de la historia natural y evolución de las arañas.

Trabajando con la colecta

A partir de la observación en campo y el conocimiento adquirido de las arañas, los estudiantes plantearon diferentes preguntas de investigación relacionadas con su comportamiento depredador, comportamiento sexual y sus mecanismos de adherencia y de defensa. Al mismo tiempo, desarrollaron metodologías específicas para dar respuesta a cada uno de los interrogantes. 

Los resultados de sus investigaciones fueron expuestos en un evento público en el municipio, donde los estudiantes socializaron su experiencia en Clubes de Ciencia con los pobladores locales y compañeros de estudio.

Para el IIBCE es un honor y una alegría enorme haber participado de esta experiencia. ¡Muchas gracias a los Clubes de Ciencia de Colombia y ScienteLab por la invitación!  

Investigadores Carlos Perafán del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva del IIBCE y Fernando Pérez-Miles de la UdelaR, con los estudiantes que participaron del Club de ciencias de Colombia “Deconstruyendo caminos de seda: las arañas como modelo de estudio biológico”, en Puerto Nariño, Amazonas”

Proyecto Cerebro Latinoamericano:  La Iniciativa LATBrain 

El fin de semana del 31 de agosto y 1º de setiembre de 2019 será el puntapié para el desarrollo del Proyecto Cerebro Latinoamericano (Iniciativa LATBrain), cuando se celebre el LATBrain Meeting en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), en Montevideo, Uruguay.

El objetivo principal de esta Iniciativa, organizada por la Comisión Directiva de laSociedad de Neurociencias del Uruguay, será fomentar la cooperación entre los neurocientíficos de la región en torno al Proyecto Cerebro Latinoamericano, un emprendimiento común en el área de las Neurociencias. Otros cometidos serán la formación de recursos humanos, la divulgación de los conocimientos y la promoción del apoyo a la investigación en Neurociencias.

Esta nueva Iniciativa Cerebro espera contribuir al avance de la Neurociencia Latinoamericana en igualdad de condiciones con las otras Iniciativas existentes; es decir, posicionar al LATBrain en el mapa mundial de las Iniciativas Cerebro en laInternational Brain Initiative.

Imagen que muestra las Iniciativas Cerebro en todo el mundo.

Mapa del mundo indicando iniciativas cerebro y programas relacionados

El primer encuentro LATBrain contará con la participación de neurocientíficos que lideran Iniciativas Cerebro en otras regiones del mundo y representantes latinoamericanos que expondrán sobre el estado del arte de las Neurociencias en la región, y se realizará en paralelo con la segunda edición del Curso de Postgrado IBRO-LARC/PEDECIBA “Brain and Mind Evolution”, que congrega a neurocientíficos destacados y especialistas en varias disciplinas como psicología, psiquiatría, filosofía, artes plásticas, ingeniería e inteligencia artificial.

 

INSCRIPCIONES 

Los investigadores que estén interesados en participar podrán inscribirse enviando un correo electrónico a latbrainmeeting@gmail.com indicando filiación institucional.

Más información sobre la convocatoria aquí

II Laboratorio de Comunicación Científica

La ciencia y la comunicación de la ciencia van juntas. Este hecho resonó en el segundo Laboratorio de Comunicación Científica que realizamos durante todo el mes de mayo de 2019 en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Montevideo. 

Fue un concepto central, entre otros que recalcaron Pablo González y Ezequiel Calvi de El Gato y la Caja de Argentina, 2 expertos en comunicación pública de la ciencia invitados como talleristas.
Con sus exposiciones demostraron en forma brillante cómo el desarrollo de la ciencia y de su comunicación en sentido amplio, son claves para construir una sociedad más crítica, justa, y centrada en la participación ciudadana. 

Ezequiel Calvi y Pablo González, del colectivo El Gato y la Caja

Otra idea que hizo eco en los participantes es que tanto la ciencia como la comunicación pública de la ciencia son actos políticos, algo que tenemos claro desde todas las instituciones involucradas: una buena comunicación puede ayudar a que la ciencia sea más popular, más entendible y tangible, y por ende, a promover una cultura donde el conocimiento y la innovación sean fuentes de desarrollo sostenible. 

Comunicar la ciencia a su vez es una forma de darle visibilidad como un elemento clave para la toma de decisiones en relación a políticas públicas, sobre temas que afectan directamente a la calidad de vida de las personas como la seguridad alimentaria, el acceso a bienes y servicios ambientales, la prevención y los cuidados sanitarios, la equidad de género, entre otros.  

Primera jornada del Laboratorio de Comunicación Científica II en Montevideo, Uruguay.

Este nuevo ciclo de formación contó con la organización y el apoyo de varias instituciones* vinculadas a la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Constó de 5 jornadas de 4 horas cada una más 2 eventos abiertos en paralelo, donde participaron más de 10 expertos exponentes de Argentina, Uruguay y España. También participaron 4 científicos que hacen divulgación para compartir sus experiencias y aprendizajes: José Pedro Prieto, Medeleine Renom, Betina Tassino y Julia Herrero Albillos, 

Durante estos días 50 participantes desde la academia, la ciencia y la comunicación compartieron miradas y brindaron sus aportes en un ejercicio de inteligencia colectiva.

Los eventos abiertos fueron un conversatorio sobre ciencia, posverdad y toma de decisiones (presentación del libro “Pensar con otros” de El Gato y la Caja) y otro sobre ciencia y género que pronto compartiremos en nuestro canal de Youtube.

Difundir o divulgar conocimientos no es lo mismo que comunicar, y en este Laboratorio hemos tomado consciencia de que, si queremos comunicar, debemos (en palabras de Gustavo Rey, otro de los talleristas invitados) “ver, oír y sentir la ciencia”.  Es decir, debemos conocer, escuchar, conectar y buscar la empatía para poder lograr una comunicación efectiva con los distintos públicos.

También aprendimos que la ciencia y los actores científicos necesitan respaldo, complicidad y una mirada afectuosa desde los medios, un punto de vista compartido y comentado por Gustavo Villa y Nicolás Kronfeld, periodistas invitados al Laboratorio. Mientras tanto, confirmamos que los medios ya no son estructuras o canales fijos, sino que son plataformas dinámicas interconectadas, que pueden complementarse unas con otras. 

Nicolás Kronfeld en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo Rey en el segundo laboratorio de comunicación científica, Mdeo. Uruguay

Y aprendimos que necesitamos saber dónde está la atención, nuestra atención, para de alguna manera “hackear” los contenidos científicos, re- contextualizarlos, y diseñar nuestra comunicación para que llegue al público deseado. Estos conceptos resumen en buena manera la mesa de discusión sobre “la ciencia de la comunicación científica”, que contó con la participación de los expertos de El Gato y la Caja, la Dra. en comunicación María Eugenia Fazio, la Periodista científica Daniela Hirschfeld y la coordinadora general del Laboratorio, Mag. en comunicación científica Rocío Ramírez Paulino.  

De todos los intercambios y comentarios recibidos, así como una encuesta de evaluación final que realizamos, nos quedamos con críticas constructivas. Nos quedó claro que existe una demanda muy alta de formación práctica, sobre todo a nivel de escritura, y de mayores intercambios sobre marcos teóricos, políticos, así como experiencias de trabajo.

El intercambio de distintas perspectivas profesionales, la reflexión sobre conceptos teóricos en el campo específico de la comunicación pública de la ciencia y el trabajo colectivo, fueron de los aspectos más valorados de esta segunda edición.

Algunas lecciones aprendidas

  • En generar, las y los participantes expresaron que han reconocido la necesidad de analizar a la comunicación científica como un proceso integral, transversal, donde idealmente se definen políticas y estrategias a nivel institucional o colectivo.
  • Se percibe como un pendiente el fortalecer la construcción de una comunidad de aprendizaje y práctica con mayor nivel interinstitucional, por ejemplo, reforzando el llamado a los/las docentes para trabajar en esta área, ya que son agentes fundamentales en la transmisión del conocimiento. 
  • Las personas que se dedican a la ciencia reconocen la importancia de saber comunicar de forma accesible y práctica los conocimientos; y, por otro lado, las personas que se dedican a la comunicación reconocen que debe buscarse sinergia entre las dos áreas para poder cumplir la función de comunicar eficazmente.
  • La diversidad de las personas expertas que participaron como ponentes del Laboratorio fue ampliamente apreciada, ya que se perciben como visiones novedosas e innovadoras.
  • La temática de Género y Ciencia despertó gran interés en los medios de comunicación, dándole amplia cobertura y difusión, lo cual puede inferirse en fortalecer esta línea de trabajo tomando en cuenta que en Uruguay hay iniciativas que ya han puesto enfoque en ello.
  • Se avanzó notoriamente en la calidad y disposición de las personas expertas que participaron del Laboratorio
  • La convocatoria y articulación interinstitucional, ampliada en esta Segunda Edición, tuvieron una importancia clave y transformadora, visibilizando la existencia ya de la temática en la Agenda Pública.

 

El Laboratorio de Comunicación Científica fue organizado en conjunto con el Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo, la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI),  la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología de Uruguay (SNCYT), el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), Latitud (Uruguay), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y Cultura (OEI) con la colaboración de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación​ (ANII), El Gato y la Caja , De la Raíz Films, el Instituto Pasteur de Montevideo, la Red de Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe (RedPOP) y el Movimiento 11 de Febrero (España).